A’BARRA

LA GRAN APERTURA GASTRONÓMICA EN MADRID

Calle del Pinar, 15. Telf: 910210061 Web: http://restauranteabarra.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 

 

Ha sido una de las aperturas del año en Madrid y es un firme candidato a ganar una estrella michelín. De hecho, si los de la Guía fueran coherentes con los criterios que siguen en otros países, deberían dársela pero la realidad es que sus criterios no siguen una coherencia normal y, así, por poner un ejemplo, uno se encuentra antros en Japón Hong Kong o Singapur que tienen una estrella mientras que es impensable que en España se la concedan a Nakeima o StreetXo.

 

Tras mucho viajar, en pocos países se come tan bien como en España y, sobre todo, a precios tan razonables.

 

Detrás de A’Barra se encuentra el equipo de Álbora, un restaurante en la calle Jorge Juan que ya tiene una estrella michelín. Y como socios tenemos a dos empresas: Joselito y conservas La Catedral, que han puesto 7 millones para reformar el local y hacer un cojo-restaurante.

 

Se encuentra en la calle Pinar, al lado de Zalacaín, en la zona de María de Molina que empieza El Viso.

 

Nada más entrar a la derecha tienes la barra, con capacidad para 21 personas, donde ofrecen una propuesta totalmente nueva en Madrid: un menú degustación a 88€ que se sirve a todos los comensales a la vez. Te citan a las 21:30 y dura hora y media. Si llegas 10 minutos tarde te quedas sin cenar. No puedes hacer pausas para, por ejemplo, salir a fumar y debes seguir el ritmo que ellos te impongan.

 

Como cuento en mi crítica de Quique Dacosta, me da pena ver que los restaurantes cada vez se convierten más en internados suizos, son menos flexibles y el cliente está perdiendo protagonismo.

 

Mi primera toma de contacto ha sido en el comedor, muy bonito, con una enorme bodega a la vista. Sitio luminoso y todo de diseño como esas incómodas sillas.

 

Ambiente 100% masculino en mi visita, ni una mujer comiendo salvo mi amiga Marina. Se supone que a mediodía es un sitio llamado a ser un referente en las comidas de negocios y, por la noche, imagino que el ambiente será más variado pero siempre con la elegancia que impone el sitio.

 

Trato excelente, digno de restaurante de nivel.

 

Llegamos a las 15:15, por eso de la jornada de verano, y esto provocó que nos impusieran un ritmo demasiado rápido con los platos.

 

Tienen un menú degustación a 65€ y, en carta, tienes posibilidad de pedir todos los platos en medias raciones. Aleluya.

 

Éramos tres y decidimos crear con el maître nuestro propio menú degustación, probando un poco de 8 platos. Las raciones que nos sirvieron fueron perfectas para poder darle a todo, sin llenarnos.

 

Todos los platos me parecieron de notable-sobresaliente, algo altamente difícil de encontrar hoy en día.

 

Me encantó el Canelón relleno de Joselito, el Salmonete con canelón ibérico de verduras, la Cabezada Joselito a la brasa y el Arroz de montaña con setas y caracoles.

 

Muy bien la Lengua de ternera glaseada y el Pollito breese asado en sus jugos.

 

Y bien el Bogavante con vermut blanco y los Chipirones con fideos negros y alioli.

 

De postre, buenísimo el Milhojas y bien la Composición de chocolate.

 

Todo esto nos lo sirvieron en poco más de una hora por lo que, cuando acababas un plato, ya tenías el siguiente, lo que provocó que algunos sabores se mezclaran y no se pudieran disfrutar como debían.

 

Con un Xerez (27€) y un tinto Ribeira Sacra (35€), salimos a 112€ por persona, que me parece un precio correcto para un sitio de lujo como este y con la calidad de lo que tomamos. Y es que, hoy en día, ya cualquier sitio de este estilo se mueve en los 100€, hay que asumirlo.

 

Me ha gustado mucho más de lo que esperaba y, por supuesto, que repetiré pronto, siendo mi objetivo probar su menú en barra cuanto antes.

 

Por ahora le doy 8.5 Lunas pero pinta todas las maneras que, cuando repita más pausadamente, suba a 9.

 

Yo pagué: 120€ | Precio medio: 90€

Fecha de la visita: AGOSTO 2016