Madrid

DAVID TOUTAIN

Fue el gran desastre de mi viaje a París. Tras elegir L’Astrance (8 Lunas) y Le Chateaubriand (5 Lunas), me recomendaron este como uno de los que más estaba dando de qué hablar. Tras mi visita, creo que solo tendría que dar que hablar para mal. No puedo arrepentirme más de haber tirado el dinero aquí.

Eso sí, como era de esperar, tiene una estrella Michelin. Muchos de mis fracasos en el extranjero van de la mano de Michelin.

El restaurante consta de dos plantas. Decoración estilo nórdico con mucha madera y hierros. Sitio bonito y agradable en general.

Ambiente local y varias mesas de asiáticos, como siempre ocurre en los estrellas Michelin.

Para cenar tiene dos menús, a 110 y 140€. Como siempre, hay que elegir el largo, aunque eso implique, a veces, tirar el dinero, como nos pasó aquí. Para más inri, nos preguntaron si queríamos suplemente de trufa para uno de los platos, y como buen gilipollas que soy, acepté. Otros 60€ más a la puta basura.

El menú empieza con unas Maderas con salsifí al chocolate blanco. No me gustó ese toque dulce para empezar una cena.

Los otros entrantes son Huevo y maíz; Pan de gambas. Ambos sin más.

Sin más también el Caviar y tupinambo.

Lo peor, y más caro, fue el Falso rissoto de apionabo con castaña y el antes mencionado extra de trufa. Odio estos trampantojos.

Luego llegó el Bacalao con aguacate y pera. Bueno el bacalao pero que si lo mezclabas con los otros ingredientes se convertía en un plato sin sentido.

Por fin llegó algo rico, cosa que no era difícil visto lo anterior, con la Alita de pollo y cebolla, así como la Anguila ahumada con sésamo negro.

Volvió a la línea de disgustos con el Puré de patata con pato y unos trozos de avellana que se comían todo el sabor del puré. Otro sin sentido para cargarse el sabor que debía predominar.

Menos mal que el menú acabó con un muy rico Cordero. Aunque ya no sé si realmente estaba muy rico o es que así me lo pareció por todo lo malo anterior.

De postre, primero llegó la Coliflor, coco y chocolate blanco. El meter esa verdura en el postre me mató.

Luego llegó el postre de Cítricos y cilantro, que resultaba refrescante.

Y el último postre era Chocolate con avellanas que estaba bueno pero exactamente lo mismo que tomar un Ferrero Rocher en el Carrefour de enfrente.

Carta de vinos con precios de 70€ para arriba, por lo que elegí casi a ciegas un tinto de 80€ pues las referencias que conocía no bajaban de 130€.

La cena, entre dos, salió a 425€. La bronca de Cristina que me tuve que comer de camino al hotel fue importante, y eso que no sabía aún que en los dos días siguientes le esperaban las tiradas de dinero en Astrance y Chateaubriand.

No volvería ni aunque me sobraran los millones.

Dirección: 29 Rue Surcouf

Web: www.davidtoutain.com

Yo pagué: 210€ | Precio medio: 200€

Fecha de la visita: ENERO 2018

Entradas Relacionadas

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Aceptar