Madrid

CLOS MADRID

En los años que solía ir a Marbella, visité todos los estrellados de la ciudad (Messina, Dani García, El Lago) menos Skina, sin saber aún el porqué de ello.

La verdad es que, con el tiempo, me he arrepentido mucho de no haber ido por aquel entonces a Skina, por lo que, cuando vuelva a Marbella, será mi primera visita.

Pero mientras tanto, y afortunadamente, el equipo de Skina acaba de estrenar restaurante en Madrid: CLOS y, lo que la Navidad me regaló, fue que abría el 25 de diciembre, por lo que allí fui a comer, por tan emotiva fecha, con mi familia.

La jugada me salió perfecta: por fin pude conocer un cachito de Skina y, encima, comimos de maravilla.

Como decía, CLOS ha abierto en Madrid este diciembre 2017 y, para su desembarco, ha elegido la calle Raimundo Fernández-Villaverde, al lado del local que Lakasa ocupó durante tantos años.

Me gusta la zona elegida.

La decoración del local es sobria y elegante. Nada de horteradas al estilo Coque. Además, la cocina y bodega abierta a sala, que tan de moda está ahora, siempre gusta.

Cuentan con un reservado para unas 8 personas.

Servicio joven, diligente y muy amable, aspectos fundamentales para sobrevivir en la jungla gastronómica de Madrid.

CLOS tiene dos opciones de menú. Uno a 50€, donde eliges un entrante, un principal y un postre. Y la otra opción, es el Menú Degustación propiamente dicho y que sale a 70€.

Nosotros elegimos esta segunda opción y os puedo anunciar que, por 70€, es uno de los menú degustación con mejor relación precio-placer de Madrid.

Siendo excelente tanto la calidad del producto como la elaboración de cada plato, se puede decir que, a día de hoy, CLOS es un restaurante barato si tenemos en cuenta cómo se han disparado los precios en Madrid, donde ya cenas por ahí cualquier mierda y pagas 40 o 50€ sin despeinarte.

Imagino que, por la ley de la oferta y la demanda, el precio de este menú acabe subiendo, pero, mientras tanto, ¡hay que aprovechar para disfrutarlo!

Todo el equipo de cocina es joven, con talentos traídos de Eneko Londres, Etxebarri, Azurmendi o el propio Skina. Casi nada.

Creo que, en conjunto, han montado un equipo para competir muy dignamente en la Champions.

Volviendo al Menú Degustación, este empieza con unos buenos Callos de bacalao y su corteza; seguido de un rico Erizo y pera.

Pero, sin duda, lo más destacable de los entrantes es la Yema de huevo y callos a la madrileña. Espectacular bocado.

Del resto del menú, me encantó el Cochinillo con alubias de Tolosa; el Arroz de pichón (lo que más me gustó de todo el menú); Merluza con su pilpil y espinacas; y Ciervo y frutos.

Todos ellos me parecieron platos sobresalientes.

De notable alto fue la Huerta de invierno.

Y el plato más difícil fue el Centollo y concentrado de calabaza, que se acompañaba para beber con una sidra de manzana, lo que hacía que el conjunto resultara demasiado dulce. Creo que este plato funcionaría mejor si se le rebajara un poco el dulzor de la calabaza, para que no reste al excelente centollo.

Para terminar, postres riquísimos, como el Chocolate blanco lima-limón, un espectacular Hojaldre con helado de avellanas, y el Cremoso de chocolate negro al vapor con compota de caqui y helado de leche.

Aprovechando que Marcos (dueño y sumiller) estaba en el restaurante, pues alternará entre Marbella y Madrid, optamos porque nos hiciera un maridaje (30€) que le fue perfecto al menú.

Y es que la bodega y sus precios se merecen una mención aparte. Siendo Skina famoso por ser uno de los sitios donde mejor se bebe, con Riesling únicos, Marcos ha querido traer a CLOS ese mismo disfrute por el bebercio, y el cabrón lo clava.

Carta de vinos con muchas chucherías, a la que se irán añadiendo joyas que se traigan desde Skina, y todo a precios muy moderados.

Ahora que me voy por Reyes a París, donde me espero buenas hostias, volveré a acordarme de que el precio de los vinos en España es prácticamente único en el mundo. Cosa que, por cierto, también ocurre con los precios de los menús, estando España a la cabeza de las relaciones precio-placer del mundo.

Al final, entre 4, salimos a 100€ barba, quedando todos absolutamente encantados por tan maravillosa comida de Navidad.

A tanto halago hacia CLOS hay que ponerle un pero: no va a abrir sábados ni domingos. Para mí, que el mejor día de la semana para disfrutar de un buen festín es un sábado a mediodía, me parece una apuesta arriesgada, así que no quedará otra que adaptarse.

Absolutamente recomendable.

 

Dirección: Raimundo Fernández Villaverde, 28.Telf: 910648805Web: http://restauranteclosmadrid.es/

Web:

Yo pagué: 100€ | Precio medio: 70-100€

Fecha de la visita: DICIEMBRE 2017

Entradas Relacionadas

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Aceptar