TORIKEY

JAPONÉS CON ESPECIALIDAD EN YAKITORI

Plaza del Descubridor Diego de Ordás, 2 (Río Rosas) Telf: 914388670 Web: http://www.torikey.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Tras varios años dirigiendo Miyama, y haciendo del mismo uno de los mejores japoneses de Madrid, el gran Hiroshi ha decidido abrir su propio restaurante: Torikey.

Como no podía ser de otra forma, Torikey ofrece cocina japonesa pero, esta vez, sin nada de sushi, que es a lo que en España, tristemente, reducimos la comida japonesa.

La especialidad aquí es el yakitori: brochetas a base de pollo, principalmente.

En Japón la cocina es un absoluto arte y allí, cada restaurante se especializa en una cosa: sushi, tempura, yakitori, kaiseki, etc. Nada de mezclar, como ocurre aquí, donde lo normal es que en un japonés encuentres de todo.

Esto es lo que busca Hiroshi, abriendo así un concepto totalmente novedoso y único para Madrid. Y es que, al entrar en su casa, consigue llevarte a su país, con ese grito al unísono, que hace todo el personal del restaurante, cuando entras o sales de él.

Claro que aquí, la mayoría del servicio es occidental, lo que te termina por devolver a Madrid.

Torikey se encuentra en una plaza que, hasta hace poco, no conocía ni Perry y que ahora, se ha puesto muy animada con la apertura de Lakasa, Jimbo (Mad Grill) y ahora Torikey.

El local está decorado, por fuera, con lámparas japonenes y, dentro, cuenta con una amplia barra de madera, que es la mejor zona para comer, sobre todo, si pides que te sienten justo enfrente de la parrilla.

Local amplio y agradable.

El ticket medio aquí ronda los 45-55€ y eso puede que le parezca demasiado al cliente medio, que no está acostumbrado a pagarlos, y menos por comer pollo. No obstante, aquí el pollo es distinto a todo lo que habéis probado antes y, sobre todo, Torikey ofrece muchos más platos interesantes, la mayoría a base de pollo, pero otros también con diferentes tipos de carnes o con hortalizas.

Hay también Menú Degustación a 35€.

De lo que aquí no hay rastro es de sushi ni pescados crudos. Apuesta arriesgada pero en la que confío plenamente, pues Hiroshi es un tipo constante, detallista y muy trabajador.

Entre Izariya, Ronin 47 y Torikey, vamos consiguiendo tener en Madrid buenos restaurantes japoneses diferentes a lo que estábamos acostumbrados.

Me encantó la Brocheta de lengua de vaca; las Mollejas de pollo; el Paté de pollo; las Albóndigas de pollo con tofu, verduras y yema de huevo; y el Pollo al curry seco estilo mi madre.

Me gusta mucho la Ensalada de nabo y mizuna; Yakitori de pechuga y wasabi; Huevo a baja temperatura; Pollo frito; Tomate con salsa tosazu; Brocheta de hígado; Yakitori de panceta; Yakitori de pollo con especias picantes de mandarina; Wagyu; Picadillo de pollo; Sopa de cocido japonesa; Yakitori de punta de alas.

De postre, muy rico el Flan de té verde.

De bebercio tiene una corta pero interesante carta de vinos, sobre todo tintos, siendo otra opción la de maridar con Sake, opción que es la que más me gusta.

Lo dicho, restaurante recomendable para probar una cocina japonesa distinta con nuevas formas de cocinar el pollo pero también para probar otros platos japoneses muy interesantes y ricos.

Yo pagué: 55€ | Precio medio: 45€

Fecha de la visita: FEBRERO 2017