Madrid

TOCH

Con el objetivo de cubrir los principales restaurantes de Alicante y San Juan, y siguiendo las recomendaciones de seguidores y locales, decidí ir a conocer Toch.

 

Muchos me lo habían pintado muy bien y, tras mi visita, quiero entender que realmente lo que me querían decir es que Toch es uno de los mejores restaurantes de la zona, pero que eso no significa que sea un buen restaurante, sino que el nivel del resto de restaurantes de San Juan hacen que Toch destaque por desmérito del resto.

 

Y es que lo que se lleva en San Juan son los chiringuitos a pie de playa como Casa Julio o Casa Domingo, o La Ponderosa en Campello, donde comer un arroz, por lo que, fuera de ese concepto, San Juan es bastante desierto, salvándose, según cuentan, Vinícolas, y con una excepción maravillosa: Baeza & Rufete (9.5 Lunas), sin duda el mejor restaurante de todo San Juan y, para mí, también de Alicante.

 

Por eso, entiendo que a los autóctonos de San Juan les guste Toch, ya que ofrece una cocina diferente al resto de sitios de la zona, pero, a poco que uno salga de San Juan, en seguida se dará cuenta de que el nivel de Toch es bastante flojo, sobre todo cuando se prueban los platos de su línea más comercial como tartares, sashimis o carpaccios.

 

Una anécdota que me llevo de este sitio es el momento en el que el camarero, insistiendo en que pidiera el Sashimi de atún, me soltó que este iba a ser el mejor que probaría en mi vida. Hombre, sería el mejor sashimi de mi vida si, hasta ese momento, sólo hubiese probado el de Miss Sushi. Conclusión: el sashimi me pareció flojísimo, no sabía a nada más que a las escamas de sal que lo cubrían. De vergüenza que, además, este plato cueste 25€.

 

Muy flojo también el Carpaccio de gambas con virutas de foie. No entiendo qué aporta colocar este foie mi-cuit de Carrefour encima del carpaccio. O sabe a foie o sabe a gamba, pero, ¿juntarlo así sin criterio alguno?. Ojo otra vez al recurso de cubrirlo con las escamas de sal.

 

Salvable, al menos, el Carpaccio de ventresca de atún gracias a la salsa de cítricos y a que la ventresca tenía más sabor que el lomo de atún. De todas formas, es un plato totalmente prescindible.

 

Sin más los Sepionets con habitas.

 

Y bien el Ajoblanco con granizado de melón, así como la Mini hamburguesa.

 

De postre, nuestro amigo camarero, de nuevo, nos convence para no dejar de probar la Tarta de queso, por ser también la mejor del mundo. Menudo entusiasta el cabrón, me la metió doblada, si bien ya me lo esperaba. Muy floja la tarta. Demasiada basta la base de galleta, muy seca y con demasiada mermelada.

 

Al final, toda esta maldita broma, con dos de vino (al menos la carta de vinos tiene cositas interesantes), salió a 176€ entre dos, de los que 64€ fueron en vino. Por tanto, para una pareja normal que se bebe una de vino, el precio medio aquí serán 60€, lo que me parece un absoluto timo.

 

No logro entender cómo es posible que este restaurante se llene con esos precios, por mucho que no haya más opciones en la zona.

 

Para gastarte ese dinero aquí, estírate 30 euros más y ve a gozar a Baeza & Rufete.

 

Por cierto, con el enfado se me olvidaba hablar del local. Destacar que tiene una amplia terraza, que cuenta con una pequeña barra y que, el local, tiene un estilo moderno agradable, a pesar de abusar un poco del color negro.

 

Pese a mi baja nota, quiero aclarar que conocidos míos, de buen comer, les ha sorprendido esta crítica negativa y defienden al Toch argumentando que no pedí bien. Es una pena porque, precisamente, lo que pedí fue lo que me aconsejó el camarero.

 

Dicho esto, no sé si me volverán a ver por ahí.

Dirección: Carrer Enric Valor, 2. Telf: 966354703

Web: www.tochrestaurante.es

Yo pagué: 85€ | Precio medio: 60€

Fecha de la visita: JULIO 2018

Entradas Relacionadas

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Aceptar