LANDÓ

PRIMO-HERMANO DE CASA LUCIO: COCINA TRADICIONAL DE CALIDAD, NADA CARO Y AMBIENTE DE FAMOSEO BARATO

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

LANDÓ. Portada LANDÓ. 1 LANDÓ. 2 LANDÓ. 3 LANDÓ. 4

Landó es primo hermano de Casa Lucio y por tanto comparten el mismo tipo de comida: cocina sencilla y tradicional pero de calidad, como su ambiente: gente mayor y bastante famosillo.

A mis padres, que a veces están cansados de que les lleve a tantos sitios de cocina moderna, les encanta venir a Madrid y cenar en sitios clásicos como este, y debo reconocer que yo voy encantado.

El restaurante está como en una especie de cueva donde hay 2 pequeños reservados. Me gusta como está decorado porque lo hace auténtico: madera, botellas de vino, fotos de famosos, camareros de toda la vida con chaqueta blanca…, es como si volvieras a los años 60 y eso me gusta.

A nosotros nos metieron en un cuarto que compartíamos con otra mesa donde cenaba Borja Thyssen, Blanca, Alejandra Prats, su hermano, y otros famosetes baratos. La verdad es que fue divertido ir a una cena y coincidir con esta gente y escuchar las paridas de las que hablan.

El trato de este sitio es excelente y se cogen muchas confianzas. Hay a quien esto le puede molestar porque ya sabemos que de estirados y de sosos el mundo está lleno y que en un restaurante los camareros les tuteen y se permitan coñas pues no les hace gracia ya que consideran que el camarero solo se debe limitar a servir. A mi me gustan estos camareros cachondos que además hacen muy bien su servicio.

Nada más sentarte en la mesa te ponen de aperitivo un gran plato de tomate partido en láminas finísimas que está rico, un poco de pan con tomate, y jamoncito. Esto, de invitación de la casa. Un gran de detalle.

La carta de vinos es muy justita.

Es imprescindible pedir una ración de huevos estrellados (los de Lucio suelen estar más jugosos) y una ración de callos, posiblemente de los mejores de Madrid. Recomiendo mezclar los huevos con patatas con los callos y comer todo mezclado. Delicioso.

De carne el steak tartar está muy bueno.

Buen lenguado y correctos salmonetes.

Postres prescindibles salvo unas decentes natillas.

Un detalle que me parece que describe este sitio:  pedí un Gintonic de London nº 1, y el camarero me dejó la botella en la mesa para que me fuera sirviendo más si quería.

Comiendo y bebiendo bastante, salimos a 45€.

 

Yo pagué: 45€ | Precio medio: 40€

Fecha de la visita: 2013