MESSINA

A LA ESPERA DE LA MERECIDA ESTRELLA

Avenida Severo Ochoa, nº 12 Tlf: 952864895 Web: http://www.restaurantemessina.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Lo descubrí en 2012 gracias a una cena inolvidable. Estaba con 2 amigos en Marbella, eran las 21:00 y nos apetecía cenar bien sin pagar mucho así que googleando dimos con este restaurante donde cenamos de maravilla y encima nos lo pasamos genial.

Sin duda lo mejor que te puede pasar es ir a un restaurante sin esperar nada y de repente encontrar algo realmente cojonudo. En cambio, lo peor que puede pasar -y desgraciadamente es lo que me pasa con bastante frecuencia- es ir a un restaurante con las expectativas altas y que luego no las cumpla, ya que entonces la decepción hará que la experiencia sea mucho peor que si fueses sin expectativas.

Aquella noche acabamos la cena a las tantas charlando con Mauricio –chef- y su esposa Pía –jefa de sala-, una pareja que nos trató de maravilla y a la que siempre tendremos infinito cariño.

Desde aquel 2012 siempre estuve deseando volver y por fin lo conseguí este junio 2015 aprovechando una despedida de soltero que yo organizaba. Es un mundo lo de las despedidas y la gente organiza cada mierda de campeonato. En este caso éramos solo 4 amigos así que la organicé pensando qué me gustaría que me hiciesen a mí. Sin duda debe ser un sitio de playa con mucho ambiente así que elegimos Marbella. Además lo de poder ir en AVE me parece clave. Cogimos tren hasta Málaga y luego un bus que en 40 minutos te deja en Marbella. En total en 3 horas y media ya estábamos en nuestro destino.

De disfraz, nada de borat y chorradas de esas que me parecen patéticas y asquerosas. Disfrazamos al novio de hortera de la hostia pero sin que se notase que estaba de despedida, como si realmente fuese un hortera. Basta con darse una vuelta por H&M y Bershka y elegir la camisa más fea, vaqueros con bolsillos laterales, zapatos de punta de cocodrilo y unos colgantes y anillos de oro para el outfit nocturno, mientras que para el outifit playero vale con una camiseta de tirantes, riñonera y un fardapollas. Otra opción que barajamos fue disfrazarle de mariconaza loca, también hubiera molado.

Y como plan, cena de amigos en sitios buenos –Messina y Bibo (9 Lunas) elegí- y luego salir de discoteca. Y por el día, playa y beber en un chiringuito –Trocadero-.

Volviendo al tema, Messina aún no tiene estrella michelín pero cada año siempre sale en las apuestas como futuro estrellado. Si por mi fuera desde luego que la tendría y más si lo comparamos con el nivel de otros estrellados a los que supera claramente. Por el momento los estrellados de Marbella son El Lago, Dani García y Skina, el único que me falta por conocer.

El local que ocupa es moderno, con grandes ventanales que dan a la calle. A la entrada tiene una barra que no se utiliza y a la que podrían sacar más partido.

La cocina que prepara Mauricio -un tipo prácticamente autodidacta ya que no es el típico que ha hecho prácticas en Berasategui o Arzak- es de un estilo muy personal, fusionando recetas de aquí y de allá, y dando mucha importancia al sabor.

Como queríamos ir a disfrutar al máximo, le pedimos a Mauricio que nos preparara un menú degustación con lo mejor que tuviera. El precio del menú fue de 78€ y estuvimos 4 horas disfrutando mucho.

Como el menú cambia frecuentemente, no os voy a aburrir con cada plato. Sí voy a destacar como memorables la ostra, la anguila con foie, la cigala con sus raviolis, el tuétano de chivo (cabrito) y el pato azulón. Por el contrario, muy floja la lubina que no sabía a nada así como la ventresca de atún, muy seca.

La cagada de la noche fueron los vinos. La carta de Messina va mejorando pero sigue siendo bastante básica así que como queríamos homenaje, le pedimos a Pía unos determinados tipos de vino que resultaron salirnos rana, entre ellos un Du Pape 2009 que salió para devolver a corrales. La bromita de los vinos nos costó 320€. De estas cosas se aprende y la próxima vez nos dejamos de chupar las pollas y beberemos directamente los vinos que tengan en carta, sin excentricidades.

El menú más los putos vinos nos salió a 150€ por barba. Lo normal es pagar unos 90-100€.

Si vais a Marbella y queréis lujo y alta cocina y estáis dispuestos a pagar 250€, Dani García en Puente Romano es vuestra opción. Si queréis alta cocina con la mejor bodega de la ciudad en un sitio coqueto, elegid Skina. Si queréis terraza y cocina sencilla pero muy bien ejecutada, id al Lago. Si queréis algo informal de calidad y chulo por 45€, id a Bibo. Y si queréis originalidad, fusión, trato y excelente RCP, id a Messina.

Yo pagué: 150€ | Precio medio: 90€

Fecha de la visita: Junio 2015