Cantabria

PAN DE CUCO

 

Tras varios años dirigiendo la cocina de Bodega del Riojano (9 Lunas), uno de mis fijos de Santander, Alex Ortiz, de la mano de los propios socios del Riojano, abrió en 2018 su propio restaurante en Suesa, al lado de Somo: Pan de Cuco.

 

Junto a El Tronky (8 Lunas), un mitiquísimo asador de pescados en Pedreña, Pan de Cuco es, con diferencia, lo mejor de la zona, además de ser el más bonito.

 

Se encuentra a 25 kms de Santander, una distancia prudente para poder coger un taxi y así poder beber a gusto (60€ aprox i/v).

 

El restaurante ocupa toda una casa en plena carretera regional.

 

Al ser tan grande, cuenta con varias zonas. Primero, antes de entrar a la casa, hay una zona informal donde tomar el aperitivo o picotear algo de pie.

 

A la derecha de la casa, está la terraza, cubierta, como no podía ser de otro mdo en esta tierra, por lo que no importa que llueva. Recordad que Cantabria no es Marbella, por lo que, por mucho agosto que sea, si vais a cenar en terraza, llevad un jersey.

 

Y ya dentro de la casa, la zona de la entrada es un comedor con la cocina al fondo que cuenta, además, con varias sillas altas para comer en barra. En una tierra tan clásica como Cantabria, esos sitios solo los veo útiles en verano para cuando se llene.

 

La cocina de este sitio es, en líneas generales, muy tradicional, sin perjuicio de que Alex vaya creando algún plato más modernillo, pero siempre sin pasarse.

 

Un fallo a cambiar es que, en la web del restaurante, no aparece información alguna sobre la carta ni vinos. En el año 2019, esto es imperdonable.

 

Es obligatorio empezar con sus deliciosas Croquetas de jamón Joselito y probar, también, alguna de sus Ostras aliñadas.

 

Otros entrantes ricos son el Sándwich cubano; Gilda del Cantábrico; Pulpo rustido con patata chafada, papada ibérica y alioli de pimentón.

 

De segundo, si es temporada, debéis pedir sí o sí la Ventresca de bonito con tomate. Y otro palto obligatorio nivel Dios es el Arroz con pollo Pedrés. Acojonante.

 

El Steak tartar o el Angus de 50 días de maduración, en cambio, son platos que están buenos, pero sin el nivel de lo anterior.

 

Para terminar, el Flan es Dios y el Arroz con leche está riquísimo, mientras que, el Tiramisú con sobao es prescindible.

 

Carta de vinos muy limitada y básica. Para esta cocina, se agradecería alguna chuchería. De todas formas, un André Clouet (35€) o Lassaigne (45€) cumplen dignamente.

 

Cenando a dolor, entre tres, salimos a 242€, que suponen 80€ barba. Pero eso es el precio bebiendo y comiendo mucho. Una cena más comedida rondará los 40-50€.

 

Eso sí, las raciones son grandes por lo que lo ideal es ser 4 y pedir todo para compartir.

 

Si estuviera en Santander city, sería un restaurante totalmente imprescindible, como lo es para los que vivan o veraneen por la zona. Pero teniendo en cuenta el viaje desde la capital, y salvo que tengáis a alguien que no beba y os lleve, no es un sitio que os diga tenéis que conocer a muerte como puede ser Solana (9.5 Lunas).

 

En cualquier caso, para mí ya va a ser un fijo de cada verano.

Dirección: Barrio de las Calabazas, Suesa, Cantabria. Telf: 942504028

Web: www.pandecuco.com

Yo pagué: 80€ | Precio medio: 50€

Fecha de la visita: AGOSTO 2018

Entradas Relacionadas

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Aceptar