Mannix

MUY BUEN LECHAZO EN UN PUEBLO FANTASMA CERCA DE VALLADOLID

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Templo del lechazo según los expertos, así por ejemplo es el sitio preferido de José Andrés cuando viene a Madrid desde Wasintón y sube a Asturias.

Tuvo un programa especial en Cocineros sin estrella y también ha estado por allí Ferrán Adriá y cómo no, tienen una foto con él en la misma barra del restaurante.

El lechazo es el cordero que como su nombre indica sólo se ha alimentado de leche. Un “mamón” vamos. Es muy típico de la zona de Valladolid y Burgos.

Otra cosa es el cabrito, muy parecido de sabor, y donde mejor lo he tomado es en el Hostal Ballestero de Cogolludo (Guadalajara), y de verdad, nada que envidiar al cordero de Mannix.

Mannix está en Campaspero, que es un pueblo fantasma a media hora de Valladolid. De verdad, desde que entramos en coche en el pueblo hasta que llegamos al restaurante vimos sólo a una persona: la típica abuela barriendo la entrada de su casa.

El restaurante es hortera de cojones. Un salón enorme de techo alto con una decoración surrealista: angelitos colgados en la pared, retratos enormes, trofeos de caza, carteles de “se vende lechazo para llevar”…

El cocinero Marco Antonio y su equipo son de lo más amable que te puedes encontrar: todo el tiempo tratando de agradar. Imprescindible encargar el lechazo aunque vayáis entre semana: llegaba gente sin reservar y no pudieron comerlo.

De primero pedimos unas mollejas excelentes.

Nos lanzamos entonces al tema. Aviso que un cuarto para dos es una ración más que suficiente.

Está muy jugoso, al límite de exceso de sal por lo que luego da mucha sed. Lo mejor son las partes blandas que se juntan con la piel, una delicia. Yo me comí hasta el riñón (no apto para todos los paladares).

De postre una crema catalana casera. De beber, media de tinto de ribera y a pagar, 45 pavos por persona.

¿Merece la pena ir hasta allí desde Madrid para comer? Pues yo creo que no. Otra cosa es que en un viaje pases relativamente cerca y te desvíes para comer ahí, eso sí merece la pena

Yo pagué: 45 euros€ | Precio medio:

Fecha de la visita: