EL FARALLÓ

MERENDERO DONDE DEGUSTAR LA DELICIOSA GAMBA ROJA DE DENIA (A PRECIO DE ORO)

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Aprovechando un fin de semana en Denia donde el principal objetivo era cenar en Dacosta, decidimos cenar uno de los días en donde supuestamente mejor gamba roja sirven: Faralló.

El restaurante se encuentra a 5 minutos en Taxi de Denia centro así que merece la peña pagar 8 euros de taxi y evitarte un control.

El restaurante era un antiguo camping por lo que se encuentra en una amplia finca. Tiene dos comedores que no se parecen nada . Uno de ellos es el comedor interior, elegante, con tonos de madera al que se le puede considerar incluso como algo frío. El segundo comedor es la terraza que es un auténtico merendero: amplio, con mesas y sillas de plásticos, sombrillas de coca-cola y de frigo y zona de columpios para los críos.

Sin duda, si hace buen tiempo merece la pena cenar en el merendero aunque no haya grandes vistas.

Viene el camarero a tomar nota y le decimos que queremos hincharnos gambas rojas.

Decidimos probar la gamba tanto a la plancha como cocida. Para los puristas esta gamba debe comerse ligeramente hervida pues hacerla a la plancha es como echarle kétchup Orlando a un percebe.

No obstante, yo os recomiendo probar la gamba en ambas formas a fin de poder comparar.

Llega primero la gamba plancha. Os recuerdo que somos 6. Nos trae 2 platos, cada uno con entre 15-20 gambas. Empezamos a pelar la primera gamba, arrancamos la cabeza, succionamos y chupamos. Brutal la impresión. La cabeza de la gamba guarda un líquido que sin duda tiene uno de los mejores sabores que existen. Seguimos con el cuerpo, ligeramente salado y absolutamente delicioso.

Nos cepillamos las 30-40 gambas iniciales hechas a la plancha. Todo regado con varias botellas de albariño Paco&Lola.

Llegan las gambas hervidas. Otros dos platos. Cada uno con otras 15-20 gambas. El mismo ritual. Esta vez el sabor es absolutamente brutal. Es un sabor nuevo (y he tomado mucho marisco en mi vida) de esos que al probarlo lo único q te sale decir es: ¡joder!. Sabor completamente diferente que a la plancha. El sabor de la cabeza hervida nos recordó como a trufa. Desde luego un sabor que no puedes morir sin probar.

En resumen, mi gamba roja ideal es cabeza hervida y cuerpo a la plancha.

Realmente nos pusimos como cerdos de comer gambas. Entre 70 y 80 gambas nos pudimos meter ¡¡de entrante!!! entre los 6.

Yo ya me habría dado por cenado cuando llegan los segundos: dos arroces, uno negro y otro abanda con marisco. Estaban ricos pero me los esperaba mejor.

También tomamos un discreto atún.

De postre, muy recomendable la tarta de manzana. El resto de postres no merecen la pena.

Llega el momento cuenta. La cojo yo y pregunto al resto cuánto creen que nos han cobrado por las gambas. 150 dice uno, 200 dice otro. Nadie acierta. Nos han cobrado ¡424 Euros de gambas! El resto de la cena (4 vinos, arroces, pescados y postres) costó 200.

Sinceramente, me pareció una vergüenza. Y no me refiero al precio en sí porque realmente la gamba roja es un producto escaso y muy caro y realmente lo vale y merece la pena pagarlo. Lo que no me parece bien es que el camarero no nos hubiese avisado del precio al tomarnos nota. Es decir, me parece una obligación suya el decirnos: “oye, si os parece voy a poner 12 gambas por persona, pero os aviso que saldrá por unos 400 Euros”. Lo que no puede hacer es tomarse al pie de la letra mi estúpido comentario de “queremos hincharnos” y traernos el número de gambas que le sale de los huevos.

Esto es algo sobre lo que ya he protestado alguna vez: hay que concretar en la carta el precio exacto de los pescados y mariscos y nada de poner Según Mercado o por peso. Aquí en la carta ponía: gamba roja a 18 euros 100 gramos. Así lo lees y parece un precio razonable, pero ¿quién coño que no sea pescadero sabe cuánto pesa exactamente una gamba??? Resulta que 18 euros son 3 gambas pues coño ponlo en la carta!
Todo fueron 105 € /barba.

Yo pagué: 105€ | Precio medio: 70€

Fecha de la visita: 2012