Alicante

AUDREY’S

AVISO: Incomprensiblemente, le acaban de dar una estrella este noviembre 2017. O mucho ha cambiado la cocina en los dos años y medio que han pasado desde mi visita, o Michelin vuelve a hacer uno de sus comportamientos absurdos que tanto desprestigian la Guía.

Audrey’s está en Calpe, un pueblo de veraneo feo de cojones y con una playa muy normalita. El ambiente es de domingueros.

Yo estaba alojado en Altea donde resulta que su playa es de piedras así que no me quedó otra que ir a la playa de Calpe. Y buscando un sitio donde comer en Calpe me recomendaron este Audrey’s que tenía tan buena pinta que incluso decidí cambiar comida por cena e ir por la noche hasta allí desde Altea, saliéndome la bromita a 55€ de taxi i/v.

Audrey’s se encuentra en el que se anuncia como uno de los mejores hoteles de la Costa: Diamante Beach. Pues bien, el hotel, muy grande y nuevo, es el típico donde veranea la familia Martínez o Sánchez así que cuando llegamos estaban por el hall todas las familias en bermudas y chanclas entrando a cenar en el buffet. Encima no está a pie de playa.

Por las fotos de la web el restaurante parecía chulo y con vistas a un jardín. Los cojones. El restaurante está en la primera planta y no tiene ningún tipo de vista. Podría estar perfectamente en Burgos.

La sala es moderna, todo en tonos blancos, con mucha luz. Llegamos a las 21:30 y solo había guiris cenando. Más tarde el restaurante se llenó de españoles. El ambiente al menos no era nada cutre.

Puedes cenar a carta o de menú. El largo cuesta 55€ y consta de 11 platos, a lo que puedes añadir 20€ de maridaje. Luego hay menús más cortos por 35 y 30€.

Sobre el papel el menú tenía una pinta cojonuda y aunque en internet no había ninguna opinión fiable, pensé que se debería a que llevaba poco tiempo abierto. Iba con la ilusión de descubrir un gran restaurante de esos que hay que aprovechar a disfrutar antes de que le den una estrella y luego suba el precio.

Un Carmen de Montesión o un Tierra-Valdepalacios es lo que me quería esperar. Gilipollas de mí.

Toda la presentación, nombre de los platos y servicio quiere jugar a ser un estrella michelín y creo que hace bastante el ridículo. Es un auténtico quiero y no puedo.

El servicio falló bastante en lo que a servicio de vino se refiere. Pedimos un par de botellas de champú y ambas venían templadas. Luego quieren jugar a que ellos te van rellenando las copas y ante el desastre pedí que se dejaran de hostias y me dejaran el champú a mi lado para servirme yo.

Obviamente optamos por el menú largo –los únicos que lo tomaban esa noche- del que nos avisaron que era muy contundente. Salí con hambre.

Empieza con 4 snacks muy normalitos pero bien presentados.

Gazpacho de manzana verde con arenque. 3 diminutos trozos de arenque. Absolutamente sin más.

Maíz con huitlacoche y pamplinas. Flojísimo. Debería probar el huitlacoche de Punto MX para aprender a cocinarlo bien.

Raíces, tallos y hojas. Un plato para descojonarse y dárselo a las vacas de mi pueblo. Solo se salvaban las dos cucharitas de caldo de cerdo que llevaba.

Consomé de galeras con habitas y almejas. Otro plato flojísimo e insípido, sin nada de fuerza, como todos los anteriores.

Garrofón con caldo de gallina. El garrofón es una legumbre típica de la zona. No sabía absolutamente a nada.

Gamba roja. Se acompaña de huevas de pez volador y toque de wasabi. Lo mejor del menú y es que una gamba roja salvo que seas un burro siempre va a estar rica.

Parpatana de atún rojo. Se llama así a un corte con elevada grasa. Esa pieza debería estar deliciosa y no decía nada. Correcta simplemente.

Arroz de pato con jugo de caracoles. Bien.

Manitas de cerdo con cigala. Bien.

De 10 platos, suspenden 5, 2 sacan suficiente (snacks y atún), 2 obtienen un bien (arroz-manitas) y un notable para la gamba.

Pero amigos, la nota media sería un aprobado si no llega a ser por los postres, 2 suspensos más. Uno de hierbas y flores muy flojo, y el muy deficiente de la cena: tamarindo con boniato picante. Muy malo.

Nota final a la comida: un 4.

Le bajaría a un 3 si contara lo de ir en taxi desde Altea pero eso fue error mío.

Ni sube ni baja la nota del 4 por el precio, y es que aunque 55€ puede parecer un buen precio para 11 platos, si muchos de ellos suspenden, hasta es caro.

Tampoco sube ni baja por lo bonito del sitio.

Podría subir a un 5 porque posiblemente sea el mejor restaurante de Calpe, y puede que se merezca ese 5, pero me pareció tan quiero y no puedo y me cagué en todo por haber ido desde Altea, y más tras la maravillosa cena del día anterior en Ca Joan, que soy incapaz de subirle la nota.

Al final pagamos 100€ barba ya que al menos bebimos un buen champú Roederer (44€) y un mejor André Clouet Millésime 2008 (42€).

 

Dirección: Hotel Diamante Beach. Avda. Juan Carlos I, 48.Tlf: 608667637Web: http://www.audreys.es/

Web:

Yo pagué: 100€ | Precio medio: 75€

Fecha de la visita: Mayo 2015

Entradas Relacionadas

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Aceptar