SERGI AROLA GASTRO

SE NOTA QUE SERGI AROLA COMPRA EN LIDL

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Ayer fui a cenar al Gastro de Arola a fin de completar los estrellas michelín de Madrid. Pues bien, podría estar horas poniendo a caldo a este restaurante. Intentaré hacerlo breve pero el resumen de todo es que me pareció el mayor timo de mi larga experiencia gastronómica.

Lo que no puede quedar más claro es que los que otorgan estrellas michelín, si bien aciertan bastante y nos descubren grandes restaurantes, otras muchas veces otorgan estrellas michelín a auténticos bodrios.

Si quieres conseguir una estrella michelín lo tienes sencillo: pon buen servicio, una carta de vinos con 80000 referencias, mete platos con ingredientes que impresionen (aunque a mí me descojonan) cuando te los canta el camarero y sobre todo si haces, por ejemplo, un lenguado, no lo sirvas así sin más sino crea el máximo paripé posible, como metiéndolo en una pecera adornado con espumas, salsas y mariconadas varias. Eso ya te otorga una estrella fijo.

No tiene otra explicación sino que Arola tenga 2 estrellas michelín, para mí la mayor vergüenza de Madrid. Arola es un restaurante principalmente para fanchotes forrados extranjeros que vienen a Madrid y han oído que Arola es el 2 estrellas más conocido y más exclusivo. Porque otra cosa no, pero hay que reconocer que Sergi lo ha hecho de puta madre en cuanto a marketing se refiere, vendiéndose muy bien a base de abrir restaurantes por medio mundo. Igual que para los guiris en las guías les aparece Botín como el sitio más antiguo de Madrid y ya solo con eso van a semejante timo de sitio, pues en las mismas guías les aparecerá Arola como el sitio más caro y exclusivo de Madrid, por lo que si eres guiri y forrado, Arola es la opción.

De 10 mesas que hay en el restaurante, ayer 8 mesas eran de extranjeros, japoneses, ingleses, sudamericanos… 6 mesas eran parejas del típico hortera forrado con un ferrari que lleva a cenar a su novia/esposa/escort que va con el bolso de chanel y los zapatos Louboutin. Era patético ver como esas parejas apenas hablaban y ellas estaban como pensando: lo que hay que aguantar por dinero.

Madrid es la capital de España, y quieras o no, siempre habrá forrados extranjeros que están de viaje en Madrid y que llenarán este sitio, así que mal no le va a ir a Sergi.

Lo que ya me parece vergonzoso es que entendidos como Maribona considere a Santceloni el mejor de Madrid y Arola el segundo de la lista.

También hay que reconocer que muchos de los que visitan Arola dirán que les ha flipado porque pensarán que decir lo contrario es quedar de ignorante. Como si dices que Ciudadano Kane es la mejor peli de la historia porque eso es lo que dicen los entendidos de cine y claro, si dices que te parece un coñazo, que es lo que es, parece que quedas de burro. Así es la gente, qué triste.

Pedimos el menú más largo, el Gastró, y todos esperábamos que de los 14 platos al menos 3 o 4 estarían increíbles PERO NO!!! TODOS LOS PLATOS ERAN ABSOLUTAMENTE SIN MÁS!! TODOS!!! Hasta en el timo de Mugaritz hay 2 o 3 platos que al menos están deliciosos. Pues aquí ni eso.

Comparas el pésimo Arola con el espectacular Celler de Can Roca y te entra el descojono. Vaya dos mundos solo separados por una estrella michelín, que vergüenza.

Empiezas con unos snacks absolutamente sin más, incluso la famosa patata brava que es del tamaño de una uña y es peor que la del 60% de los bares de barrio. La coca-pizza está peor que un trozo de pizza de Duomos. El bocata de calamares o el sandwich de tomate y jamón son una chorrada de tal nivel que uno siente que se están riendo de él.

Pasamos a unos espárragos blancos duros con una mayonesa que está más mala que la mayonesa de Dia.

De la alcachofa con zamburiñas solo se salvan estas, muy ricas, pero las alcachofas…sin comentarios.

La molleja de ternera fue para mí el mejor plato de la cena.

Las verdinas con erizos, pues comí mejores verdinas en el Pimiento Verde, que ya es decir.

La crema ligera tupinambo ni la recuerdo, así que imaginad el nivel.

El lenguado con tosta de pan es igual que el lenguado que te puedes hacer en casa comprándolo en el Corte Inglés.

El arroz cremoso estaba tan soso e insípido que uno ya se empieza a enfadar de verdad del timo de cena.

La escudella de foie, que imita a un cocido madrileño pues le salva el foie, que a mí me flipa, pero vamos que no deja de ser foie.

El bistec con patatas ya es de coña. Es como un nigiri de wagyu pero con puré de patata en vez de arroz, lo q le hace super empalagoso, años luz del nigiri de Kabuki.

De postres hay uno que viene en una maceta como si fuera una planta; este postre refleja exactamente el paripé que necesitas para conseguir una estrella michelín: mete el chocolate en un tiesto y q así parezca una planta, llámalo “el chocolate da la vida” y ya tienes un punto positivo para conseguir la estrella.

Al final pagamos 250 por barba, eso sí, entre 4 bebimos 5 botellas de vino.

P.D. Esto fue en 2013. Dicen algunos críticos que este 2015 ha subido bastante el nivel. Me lo tendría que pensar muy mucho para volver a comprobarlo.

Yo pagué: 250€ | Precio medio: 200€

Fecha de la visita: 2013