RONIN 47

RECOMENDABLE BARRA JAPONESA SIN SUSHI

Calle Jorge Juan, 38. Telf: 913485034 Web: http://47-ronin.es/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Jorge Juan es la calle de Madrid con más restaurantes concentrados por metro cuadrado y, la mayoría, merecen mucho la pena, bien sea por su alta calidad, como La Bien Aparecida o Álbora, o por su ambiente, Amazónico y Quintín, o por su  tapeo de nivel, como La Máquina u Okafú, o su clasicismo, como la Paloma, Cocina de María Luisa o El Paraguas.

Uno de los últimos en llegar ha sido Ronin 47, resultando más que bienvenido, por su concepto totalmente diferente al resto: barra de cocina japonesa sin sushi.

Al frente está Borja Gracia, quien también asesora en la cocina de Hattori Hanzo, un asiático low cost por la zona de Gran Vía que, sin ser nada especial, es buena opción para jóvenes con presupuestos ajustados.

Ronin 47 se encuentra entre Núñez de Balboa y Castelló. El local es grande y tiene dos plantas. Su estilo es muy japo y un tanto oscuro. Nada más entrar está la parte de comedor, distribuido entre estas dos plantas. En un apartado a la derecha, queda la parte de barra que es lo que realmente merece la pena de Ronin 47, ya que es donde se le encuentra todo su sentido y donde puedes observar la preparación de varios platos.

Esta barra cuenta con 12 sitios y la única pega, que no es poca, es la incomodidad de los taburetes debido a su altura. Me ha pasado ya en varias barras (Barra EME, Noname) que resulta muy difícil sentarse en ellas. Es como si el interiorista hubiera realizado todo su trabajo desde el ordenador de su oficina sin probar nunca lo que está poniendo. No entiendo cómo, cuando construyen una barra con sus sillas, no prueban la comodidad de la misma antes de abrir.

En la barra es obligatorio tomar su menú degustación a 72€. En el resto del restaurante, existe la opción de carta.

Mi recomendación es que optéis por el Menú Degustación, para así poder conocer la cocina de Borja.

Como contaba al principio, la cocina es japonesa pero sin rastro de sushi. Lo que intenta ofrecer es un acercamiento a la cocina kaiseki japonesa, que es la cocina más tradicional del país nipón. Mis experiencias kaiseki en Japón nunca han sido muy satisfactorias, ya que nuestro paladar es muy distinto al japonés, capaz de apreciar mejor las texturas y bocados que, al españolito medio, pueden parecer insípidos.

Obviamente, en Ronin 47, no se la van a jugar siendo puristas y, por tanto, toda su cocina está muy adaptada al paladar nacional. Para una cocina más pura, tenéis Izariya.

De su menú, que irá variando según temporada, me flipó la Anguila con whisky japonés.

Muy bueno el Obulato (especie de taco hecho con una oblea de almidón de patata), el Toro, la Gyoza de bacalao, Mochi de trufa, Vieira con salsa holandesa, y la Caballa ahumada.

Y correcta el plato de carne de Vaca.

Aunque el menú tiene la cantidad correcta para el público medio, si sois de buen comer, se os quedará corto, como me pasó a mí.

Me sirvieron entonces un Canelón de cangrejo que, junto a la Anguila, fue lo mejor de la cena. También me pusieron como extra el Pulpo, que estaba correcto.

Postres normales.

De bebercio tienen una interesante carta de blancos a precios no disparados.

El precio del menú (72€ / barba) es precio fijo, sin sorpresas ni extras como hacen en otros restaurantes. Por tanto, el precio final dependerá de cuánto le des al bebercio. En mi caso, entre dos, con dos de vino (70€), salimos a 107€ por barba.

Debo decir que, por ubicación y local, me esperaba un japonés subido de precio con calidad mediocre dirigido a los clientes típicos de Amazónico. Pero no, estaba equivocado. Me ha gustado bastante y, salvo por el fallo de los taburetes de la barra, la experiencia fue satisfactoria por lo que, sin duda, repetiré. Recomendable.

Un claro ejemplo de 8 LUNAS con posibilidades de subir la nota.

Yo pagué: 107€ | Precio medio: 85€

Fecha de la visita: FEBRERO 2017