PROBAR

PARA PROBAR Y PUNTO

Calle San Diego, 1 Telf: 965777895 Web:
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Se encuentra en Santa Faz, un pueblo del interior de Alicante a unos 15€ en taxi de la ciudad.

Al lado de la casa de una graciosa y ruidosa familia gitana (mientras cenas en la terraza de Probar, puedes verles tocar la guitarra, jugar a las cartas y regañar a los niños, varias veces), Dani Frias (La Ereta, Alicante) ha abierto este bar de tapeo que intenta seguir esa línea, tan de moda, de crear tapas divertidas modernizando platos tradicionales y que, cuando no funciona bien, queda ridículo.

No puedo evitar que su nombre, “Probar”, me recuerde a “Disfrutar”, un restaurante en Barcelona que está entre los mejores del mundo y que también juega a esa cocina moderna pero con un resultado espectacular. La diferencia que hay entre ambos es la misma que existe entre el Club de Fútbol de Santa Faz y el Barça.

Ya lo he dicho muchas veces: versionar un plato tradicional solo tiene sentido si mejoras el original o le aportas algo diferente que, al menos, no lo estropee. Si no, me parece absurdo.

Y eso es lo que ocurre con varios de los platos que pude degustar aquí, como la Tortilla de papas con extra de yema (7.5€) donde ese extra de yema no me aportaba nada y me resultaba insípido y hasta empalagoso. Para nada mejor que un buen pincho de tortilla.

Tampoco me convenció la Coca de atún rojo con cebolla (10€) que quería parecerse a una empanada de bonito y estaba peor, con una floja calidad del atún.

Sin más el “Niguiri ni Spanish”, que es una breva con anchoa 00 (9€ / 2 piezas aunque nos sirvieron 5). Sé que no se puede comparar pero es que una semana antes había tomado la Breva con Anchoa 000 de la Tasquita de Enfrente y, siendo un plato tan sencillo, la diferencia era abismal.

Y floja también la Croqueta (1,8€) que vino muy sosa aunque sí tenía buena cremosidad.

Al final, lo que más me gustó fue la Ensaladilla con anguila ahumada (7€), y el plato más sencillo de todos: la vaca de Ca Joan (10,5€).

De postre, la Sopa de yogurt y chocolate blanco (4,50€) que era tan dulce como meter galletitas y frutos rojos en un bote de leche condensada.

Eso sí, los precios no pueden ser más bajos, con casi todo a menos de 10€. Obviamente a esos bajos precios no puedes esperar gran producto pero, al menos, la relación precio-placer está compensada y es lo que le hace llevarse 6 Lunas.

Carta de vinos a precios muy moderados pero con referencias poco interesantes y bastante desconocidas para el común de los mortales.

Las raciones pueden resultar grandes si sois solo dos, como me pasó a mí. Por eso, lo ideal es ser 3-4 y entonces compartir muchos platos.

El ticket medio aquí, con vino, serán 30€, si sois 3 o 4. Para dos, me salió a 43€.

No admiten reservas. El local es pequeño y cuentan con una terraza con varias mesas altas y alguna mesa baja para Papá Pitufo.

Os recomiendo llegar pronto, tipo 20:45, o ya más tarde, a partir de las 22:45, pues de lo contrario os lo podéis encontrar lleno y es que está teniendo bastante éxito para el público local que encuentra aquí algo diferente y original frente a la oferta clásica de arroces y pescados que existe por la zona.

De todas formas, hay que ser justo y debo decir que mi visita ha sido a lo poco de abrir y que veo buenas maneras en la cocina por lo que, con más rodaje, mis 6 Lunas actuales podrían subir aunque, desgraciadamente, yo que hago visitas esporádicas a Alicante, creo que me puede costar volver a coger un taxi desde Alicante, y pagar sus 30€ i/v, para irme a un pueblo de interior para cenar en Probar.

Yo pagué: 43€ | Precio medio: 30€

Fecha de la visita: JULIO 2017