PEYOTE SAN

LARRUMBA ESTIRA EL CHICLE

Marqués de la Ensenada, 16. Telf: 910882212 Web: http://www.peyotesan.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

¿Hasta dónde se puede estirar el chicle de los sitios de moda? La respuesta la tendremos, tarde o temprano, en el Grupo Larrumba, quienes no paran de abrir restaurantes confeccionados con el mismo patrón: fuerte inversión en local y decoración, buena ubicación y clientela de menos de 40 años que busca ver y dejarse ver, divertirse y ligar, dejando totalmente de lado el aspecto puramente gastronómico de comer bien.

Empezó Pipa&Co, lo reventaron con Marieta, siguieron con Perrachica, pasaron sin pena ni gloria con Frida o Juanita Cruz e hicieron historia con Habanera. En todos ellos, la comida es muy floja pero se ponen hasta arriba, sobre todo en lo que a copas se refiere.

Y ahora abren Peyote que, sin duda, es donde mejor se come.

Por fin, Fernando Nicolás and friends (meter algo en inglés siempre queda más cool) se preocupan un poco por la calidad de la comida y, para ello, al más puro estilo Liga China de fútbol, han sacado la chequera para contratar a Hugo Muñoz quien, hasta ahora, se encargaba de la cocina de KBK Aravaca, uno de los mejores “japonenes fusión” de Madrid. Se habla de que prácticamente le han triplicado el sueldo que tenía en KBK.

El poder del dinero es brutal, y no hay duda de que todos tenemos un precio, pero el dinero no debería nunca sobreponerse a la realización personal. Y así, igual que Messi no se iría a jugar a la Liga China, al menos por ahora, aunque le ofrecieran 50M al año, ya que eso le haría perder prestigio y reconocimiento, considero que Hugo no tenía que haber sacrificado el excelente reconocimiento profesional que estaba consiguiendo en KBK, a cambio del dinero de Larrumba, ya que, en Peyote, va a pasar al anonimato absoluto, parándose en seco su excelente trayectoria.

En KBK se podía permitir el lujo de crear menús con gran producto a precios de 120€, acompañado de una bodega y servicio de sala de primer nivel. Además, su clientela era gente de buen comer, que iba a disfrutar a KBK poniéndose en sus manos.

Ahora, debe limitar su cocina a un precio medio de 50€ y su clientela pasa a ser mucho menos exigente que la que se podía encontrar anteriormente.

Es decir, nadie puede discutir que, si la cocina de Peyote se pusiera en un local abierto por Pepe Pérez y su amigo Paco López, con decoración sencilla y ubicado en Cuatro Caminos, y su apertura solo saliera en el Facebook de los socios, no duraría ni 5 meses abierto.

En cambio, si esa cocina la ponemos en un local abierto en pleno Colón por los cachorros de la jet, la decoración se encarga a un estudio de prestigio, la apertura se publica en guías gastronómicas tan fiables como Telva, Vogue o Glamour, y lo visita CR7, el éxito está asegurado.

A diferencia de sus hermanos, Peyote es pequeño aunque cuenta con una amplia terraza donde parece que no se puede fumar. Se ubica detrás de Habanera, en el local donde antes fracasaron estrepitosamente Santiago Segura y Cayetano Rivera con la bazofia de Bla Bla Bla. Pegado a Peyote se encuentra también Pointer, firme candidato a peor restaurante del año y crítica más leída de la historia de mi web.

Como es tradición en todos los restaurantes de Larrumba, cuenta con una amplia barra donde copear tras la cena, si bien no os esperéis el espacio de discoteca que tienen Habanera o Perrachica.

La cocina es una fusión de Japón y México, JAPOMEX. Está claro que si en carta pones croquetas, tortilla, albóndigas, bacalao pil pil y demás platos tradicionales, no vas ser cool.

En cambio, si metes ceviche, aguachile, gyozas, ostras con clamato, tacos, nigiris y futomakis, sí eres cool y, así, puedes salir en Vogue diciendo: “Definiríamos la cocina como un delirio, una alucinación gastronómica que busca el equilibrio donde México meets Japan”.

Tócate los cojones con la definición, Mariloles. Estamos ya en un nivel de estupidez que parece anunciar el fin del mundo.

Todos los platos están concebidos para ser compartidos ya que, de lo contrario, se puede subir el precio. http://www.peyotesan.com/#carta

Servicio muy amable y diligente.

Tras dos visitas, los nigiris me parecen bastante flojos y con demasada cantidad de arroz, lo que hace que cueste meterlos en la boca. Sin más los nigiris de Atún flambeado (3,5€) y de Salmón flambeado (3,5€). Muy mal el el de Pollo confitado (3,5€).

Muy sin más el Sashimi bañado en aderezo Japo-Mex (25,90€), donde la salsa se come todo el sabor del pescado, y el Aguachile de corvina (16,90€).

Y sin más, los Tacos al Pastor con trozacos de piña (9,90€), Gyozas de pollo fritas (12,90€) y Takoyaki (buñuelos de pulpo con mayonesa a 10,90€ que solo saben a la mayonesa y salsa takoyaki que llevan por encima).

Como podéis observar, en Peyote recurren frecuentemente a bañar los platos en salsas varias para así contrarrestar la pobre calidad del producto.

Carta de vinos casi inexistente y cocktails correctos por 10€.

El precio medio rondará los 50€ con vino/cocktail, por lo que resulta más caro que sus hermanos Habanera o Marieta.

De todas formas, no solo de Kabuki o Punto MX vive el hombre, por lo que hay que reconocer que, aunque en Peyote no se come nada bien, no es tan malo como se acostumbra en los sitios de moda. 

Lo qué sí resulta es bastante caro para la pobre calidad que ofrece, con un ticket medio que llega fácilmente a los 50€, lo que puede echar para atrás al público de menos de 30 años. 

Al menos cuenta con ambientazo joven y musicón, siendo perfecto para luego copear-ligar ahí mismo, aunque ya he dicho que es pequeño, por lo que la otra opción es cenar y luego ir de copas a Pointer y Habanera. Por tanto, para el plan cena+ambiente+copas es un restaurante muy recomendable.

Si lo que queréis es comer buen japonés por menos de 80€ y os da igual decoración y ambiente, entonces debéis ir a Umiko, Kappo, Miki, Txa Tei, Kokoro, etc. Y si lo que queréis es buen mexicano, id a Salón Cascabel, Tepic, Takos o Taquería mi ciudad.

Y ya, si queréis cocina fusión muy rica y por menos de 40€, entonces ir a El Flaco o Latasia (9 Lunas).

Por relación precio-placer le doy 5 Lunas, por local 7.5 Lunas y por ambiente y música 8 Lunas. Lo dejamos en 6.5 Lunas y no más ya que no es tan discoteca-coto de caza como Habanera, Marieta, Pointer o Perrachica.

Yo pagué: 45€ | Precio medio: 40€

Fecha de la visita: MARZO 2017