MERCADO DE SAN ILDEFONSO

Mercado que merece la pena por su decoración y no por su comida

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Siguiendo la fiebre de los Mercados, este 2014 ha abierto uno más llamado San Ildefonso y que se encuentra en Fuencarral.

El concepto que pretenden vender es Street Market. ¿Qué que eso eso? Una parida de marketing que no tiene sentido porque el concepto viene a ser el mismo que el de los demás mercados como San Miguel, San Antón o Platea.

Todos ellos suelen caracterizarse por ser incómodos, sobre todo en horas punta. Pedir comida en un puesto y luego no tener sitio donde sentarte es algo frecuente que por lo menos en mi provoca cierto rechazo.

San Ildefonso es pequeño si lo comparamos con Platea, el que para mí es sin duda el mejor y más espectacular de los mercados.

Lo bueno de este mercado es que está decorado bastante chulo, rollo industrial. Cuenta con una planta a pie de calle donde hay tres o cuatro puestos -aunque apenas hay mesas- luego cuenta con una planta superior que es donde están la mayoría de los puestos y luego tiene otra planta arriba si bien está solo está destinada a tomar copas. Tiene además un par de terrazas muy agradables.

El espacio es pequeño por lo que se llena con facilidad. Yo fui un martes y estaba petado. Imaginad un viernes con toda la gente que pasa por Fuencarral.

Los puestos de comida me parecieron un poco pereza, no había nada realmente que llamara la atención.

Por decantarnos por algo elegimos tomar una ensaladilla rusa y un steak tartar. Correcta la primera y malísimo el steak tartar.

Di varias vueltas más a los puestos y ante mi desgana general me tomé un cucurucho de gambas de Huelva que nunca falla. Luego probé unas croquetas que, salvo la de jamón, no me gustaron. Y terminé con una tortillita de camarones muy sin más.

Los precios suelen ser un poco altos como ocurre en todos estos mercados.

La terraza, que es de lo mejor que tiene, cierra a las 11 así que tampoco sirve de mucho.

Creo que San Ildefonso es un muy buen sitio para tomar una caña/vino con los amigos y si eso picar algo pero para cenar expresamente ahí me pareció algo flojo.

No le suspendo porque el sitio es muy chulo que sino iba al hoyo directo.

Yo pagué: 20€ | Precio medio: 20€

Fecha de la visita: Junio 2014