LO PEOR (Y MEJOR) DEL 2017

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Como en cada cierre de año, hago el balance de mis visitas gastronómicas y, como ya se hacen muchos rankings de los mejores sitios, pero nadie se atreve a contar cuáles son los peores, me decido a hacerlo yo.

Antes de empezar, aclarar lo siguiente:

Primero: el 2017 ha sido el año en el que mejor he comido, dejando el listón muy alto.

Segundo: en algunos de los restaurantes a los que me refiero en “lo peor”, no es que se coma mal, pero, al no haberme parecido que están a la altura de lo que se debería esperar de ellos, los incluyo.

Tercero: dentro de “lo peor” se incluyen todas las categorías, desde los estrellas Michelin hasta los sitios de moda.

Cuarto: tras lo peor, también enumero los sitios que más me han gustado este año. Hay que recordar que mi intención no es poner en evidencia a ningún restaurante, sino guiar a mi lector a la hora de elegir, ayudándole a conseguir el máximo disfrute posible y evitarle disgustos caros.

Quinto: esto no es un ranking sino un listado. El orden de mención de los restaurantes no les otorga ni mejor ni peor puntuación.

 

LO PEOR

POINTER (4 Lunas, Madrid). Ha sido la comidilla del año y la crítica más leída en la historia de mi web, con casi 100.000 lecturas. Se incluirá en las escuelas de hostelería como caso práctico sobre “qué no hacer frente a una opinión negativa de un cliente”. Pero claro, si tienes como socio a Pablo Castellano o dejas la comunicación en manos de la hermana de María Pombo, pasan estas cosas.

NUMA POMPILIO (6 Lunas, Madrid). El nuevo italiano del imperio Ten con Ten, Amazónico y Quintín. Precios altísimos hechos para millonarios de Centro y Sur de América. Le salva su espectacular terraza.

DEATÚN (4 Lunas, Madrid). Un sitio especializado en atunes pero que los sirven bañados en sojas y salsas con una muy mediocre calidad del pez.

FILANDÓN (6 Lunas, Madrid). El restaurante que más factura de Madrid, y que llega a servir 1000 cubiertos al día, ha pegado en cocina un bajón importante. Si la cocina no te aguanta dar tantos servicios al día, baja el ritmo o morirás de éxito.

COQUE (6.5 Lunas, 2 Michelin, Madrid). Mi visita fue justo antes de mudarse a la calle Marqués de Riscal en Madrid, donde pagan un alquiler millonario. Fuimos 4 amigos y todos salimos casi igual que entramos, pero con 200€ menos en el bolsillo.

SANTCELONI (6 Lunas, 2 Michelin, Madrid). Considerado por la rancia escuela, con un gusto ya demodé, como el mejor restaurante de Madrid. Cocina que no emociona, aunque todos los platos estén perfectamente ejecutados, y que sus altos precios, especialmente en bodega donde los triplican respecto a tienda, hace que la experiencia no compense.

EL INVERNADERO DE RODRIGO DE LA CALLE (5.5 Lunas, 1 Michelin, Madrid). Menú basado sólo en vegetales que, no por la condición vegetal del menú sino por el cómo de su elaboración, se te queda en poca cosa. Puntualizar que puede haber influido que mi visita fue en verano, que no es la mejor época para vegetales.

ECHAURREN (6.5 Lunas, 2 Michelin, La Rioja). En mi primera visita se llevó 10 Lunas que, tras la última, pierde de golpe. Si algo se salva es el Menú Entrañas, pero el Menú Tierra consta de demasiados platos que no dicen nada para lo que cabe esperar de un 2 Estrellas. Venta Moncalvillo pasa a ocupar el título de mejor restaurante de La Rioja.

EL SERBAL (7 Lunas, Santander). Un restaurante que, incomprensiblemente, lleva años con Estrella Michelin, parece que los de la guía lo hayan abandonado. Platos completamente sin más. Se salva su magnífica bodega, considerada una de las más baratas de España.

SA PEDRERA DES PUJOL (Pendiente de escribir la crítica; Menorca). Tanto ver a Matoses colgar fotos de deliciosos platos de esta casa que luego uno llega al restaurante, esperando comer lo mismo que ve, y se frustra. Menú demasiado plano y pesado para el verano.

SHANGAI. Me hizo ver la absoluta farsa que es la Guía Michelin en Asia. Nunca olvidaré ver a chinos metiéndose su bebida del Starbucks en restaurantes con 2 estrellas. En esta ciudad, vas paseando, entras a tomar algo en un restaurante que coge de paso, y luego descubres que tenía estrella Michelin.

PEYOTE SAN y LA CHINGONA (6.5 Lunas, Madrid). El imperio Larrumba intenta mejorar la calidad de su comida a fin de lavar su imagen de coto de caza, donde la gente va a ligar y posturear en vez de a comer, y lo está consiguiendo, a medias. Si, por un lado tenemos la arrocería La Sabina, o el japonés Masako, donde se come decentemente, por otro lado tenemos fracasos como Peyote San, un japo-mexicano caro y muy regulero, o La Chingona, un flojísimo mexicano.

 

LO MEJOR

Y ahora pasamos a los sitios que más me han gustado este 2017 y que, como antes decía, al ser muchísimos, he tenido que centrarme en lo mejor de lo mejor.

ASADOR ETXEBARRI (10 Lunas, 1 Michelin, Vizcaya). Una de las mejores experiencias de mi vida y donde más he pagado este año. La comida fue nivel MÁXIMO DIOS. Y la compañía fue única. Y es que es muy importante saber con quién se va a cada restaurante. Una cena con buena compañía puede hacer que la experiencia ya sea inolvidable.

DIVERXO (10 Lunas, 3 Michelin, Madrid). Dos visitas este año y siempre se coloca como mi restaurante favorito de España. Sabores únicos que solo pueden ser creados por un auténtico genio como Dabiz. Si el mundo se fuera a acabar y os tuviera que recomendar un último restaurante donde ir, sería Diverxo.

NOOR (10 Lunas, 1 Michelin, Córdoba). Un restaurante que ya ha pasado a ser visita obligatoria anual. Paco Morales es otro auténtico genio y su cocina andalusí es maravillosa.

BARDAL (9.5 Lunas, 1 Michelin, Ronda). Acaba de inaugurar su primera estrella Michelin y no puede merecérsela más. Excelente menú que, encima, se preocupa de tu digestión. Bravo por Benito.

BAGÁ (9.5 Lunas, 1 Michelin, Jaén). Pedrito, ex Casa Antonio, acaba de abrir este minúsculo restaurante en Jaén donde se come de cojones. Menú en continuo cambio, según el mejor producto disponible.

MINA (10 Lunas, 1 Michelin, Bilbao). Alta cocina con mucho sabor y donde la experiencia en barra potencia este absoluto disfrute.

LERA (10 Lunas, Zamora). El MÁXIMO DIOS de la caza. Un sitio para ir con la mejor compañía y hacer comida-cena, para luego dormir la mona en su agradable hotel.

UMIKO (10 Lunas), KABUKI WELLINGTON (10 Lunas, 1 Michelin) y KAPPO (9.5 Lunas). Los 3 mejores japoneses de Madrid. Umiko es el más original y divertido, Kabuki W es el más caro y formal, y Kappo el más puro. Los 3 son imprescindibles.

ZUBEROA (10 Lunas, 1 Michelin, San Sebastián). Una casa inmortal. Recetas tradicionales llevadas a la excelencia. Su becada es única. Lleva tiempo diciéndose que va a cerrar pero ahí sigue, como el número uno del País Vasco.

BODEGA DEL RIOJANO (9 Lunas, Santander). Mi mejor comida en Cantabria durante este verano. Alex practica una cocina tradicional y deliciosa.

LA BIEN APARECIDA (9.5 Lunas, Madrid). El único restaurante de Madrid sobre el que solo recibo comentarios positivos. Un restaurante que es imposible que no guste. José Manuel de Dios sabe hacer honor a su apellido.

NAKEIMA (10 Lunas, Madrid). Un fijo entre lo mejor de cada año. Su divertida barra de cocina asiática fusión es imprescindible en Madrid. Bocados como sus baos o dim sum son de mojar los pantalones. Enormes Gonzalo, Luma y Fer.

LA TASQUITA DE ENFRENTE (10 Lunas, Madrid). Cada festival en esta casa es único. Platos con 2-4 ingredientes llevados a la excelencia. Eso sí, lo bueno se paga alto.

EL CARMEN DE MONTESIÓN (9.5 Lunas, 1 Michelin, Toledo). Otra de las mejores comidas del año y, encima, a 30 minutos de Madrid (en tren). Espectacular menú degustación. Imprescindibles sus platos de caza.

PACO GANDÍA y ELÍAS (9 Lunas, Alicante). Los mejores arroces de España.

NY BURGUER (9 Lunas, Madrid). Su menú de carnes ahumadas me ha encantado. Su pulled pork y su brisket son los mejores de España.

CA JOAN (9.5 Lunas, Altea). Vaca vieja, buey y maduraciones extremas harán el deleite de los más carnívoros.

VIOLIER HÔTEL DE VILLE DE CRISSIER (pendiente escribir crítica, 3 Michelin, Suiza). Un MÁXIMO DIOS en lujo y elegancia, pero de la de verdad.

 

Otros de los restaurantes que más me han gustado son NERUA (9 Lunas, 1 Michelin), CEBO (9 Lunas, 1 Michelin), L’ESCALETA (8.5 Lunas, 2 Michelin), CLOS (9 Lunas), LAKASA (9 Lunas), ASKUABARRA (8,5 Lunas), LA BUENA VIDA (8.5 Lunas), LA BOMBA BISTROT (9 Lunas), MEMBIBRE (8.5 Lunas), TIERRA (9 Lunas, 1 Michelin), TREZE (8.5 Lunas), TORIKEY (8.5 Lunas), TRAGATÁ (9 Lunas), LA SETLA (crítica pendiente), SALÓN CASCABEL (8.5 Lunas).

Y para este 2018, mi propósito es centrarme en contar la verdad de sitios donde, aparentemente, o el disfrute no está tan asegurado o están sobrevalorados: Club Allard, Casino Madrid, Freixá, Lúa, Lacabra, Sollo.

Pero también habrá que comer bien y, para ello, iré a Disfrutar, Celler Can Roca, Casa Marcial y Casa Gerardo, Casa Marcelo, Skina, Venta Moncalvillo, Kirosushi.

Todo ello sin olvidar sitios de postureo que apunten a infames.

 

 

Yo pagué: € | Precio medio:

Fecha de la visita: