L’ESCALETA

2 ESTRELLAS MERECIDAS

Cocentaina (Alicante) Telf: 965592100 Web: http://www.lescaleta.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Tras el pasado Noviembre de 2016, la provincia de Alicante presenta el siguiente firmamento:

  •  Dacosta (3 estrellas y 4 Lunas)
  •  Monastrell (1 estrella y 6 Lunas)
  •  La Finca de Susi Díaz (1 estrella y 6 Lunas)
  •  BonAmb (2 estrellas, 9 Lunas y el que más me ha gustado de todos)
  •  L’Escaleta (2 estrellas y 8.5 Lunas)

De todos ellos, considero que sólo L’Escaleta y BonAmb (Jávea) pueden merecer la pena.

El resto son prescindibles y, además, Dacosta y Monastrell, ni se deberían de considerar, salvo que no te importe tirar 300 y 100 Euros, respectivamente.

Hablemos de L’Escaleta.

Se sitúa en medio de la nada. Si vas desde Alicante, el trayecto hasta él es de 45 minutos de coche, lo que complica la opción de taxi, así que, hay tres opciones: ir con alguien que no beba, dormir en el pueblo o hacer Madrid-Villena más taxi de 20 minutos.

L’Escaleta ocupa un gran terreno donde, durante el buen tiempo, habilitan una muy agradable terraza. En nuestro caso, siendo enero y con temporal de nieve, comimos en el comedor, el cual, será reformado en parte, este 2017. Esperemos que con la reforma el restaurante quede más chulo, ya que peca un poco de rancio.

Existe la opción de comer en la mesa de la cocina, lo que implica pagar 25 euros más por persona. Desde ahí, puedes presenciar todo el trajín entre fogones y es el propio Kiko Moya quien te presenta los platos. Nosotros lo estuvimos pensando pero, al final, decidimos destinar ese dinero al vino.

Servicio agradable pero con un fallo, que ya vengo denunciando desde hace tiempo, y es que, en casi todos los restaurantes, comienzan a servir los snacks antes que el vino. No os imagináis cómo lo odio.

La mayoría de los restaurantes de este nivel, cuentan con grandes bodegas cuya carta, sin embargo, no tienen disponible en la web, por lo que no queda otra que leer in situ el mamotreto de los vinos, con el tiempo que eso conlleva, mientras te van trayendo comida. Considero este un gran retraso y, sólo espero, que algún día se pongan las pilas.

Un punto a favor es que los vinos no estaban por las nubes, como suele ocurrir en otros muchos restaurantes con estrella, por lo que la opción de vinos a menos de 80 euros es muy amplia, lo que invita a beber mucho y bien.

Odio restaurantes como Santceloni (Madrid, 2 estrellas y 5 Lunas), donde duplican o triplican el precio de los vinos respecto a tienda.

En L’Escaleta, hay opción de carta o de menú degustación, habiendo dos disponibles: el corto a 80 euros y el largo a 105. Hablo de precio a Enero de 2017, ya que no me extrañaría que, al haber ganado la segunda estrella y con la reforma, incrementen los precios.

Optamos, obviamente, por el menú largo, el cual empieza con unos snacks muy sin más, excepto la Oreo de ajo, que me gustó mucho.

El comienzo del menú también flojea, sobre todo con las Flores silvestres sobre un sabayón de azafrán. A muchos restaurantes les gusta utilizar y recuperar productos de la comarca, algo que también valora la Guía Michelín, y a mí, en cambio, me la trae al pairo que recuperes una flor que comían los dinosaurios que había por esas tierras hace 5 millones de años si no añade nada, ni tiene un gran sabor.

Un poco mejor la Crema de mostaza silvestre con flores y hierbas. Aunque, si quitaran estos platos del menú, no los echaríamos en falta.

La cosa ya se pone seria con el Pastisset de boniato con trufa y relleno de ternera. Plato de matrícula.

Matrícula también para la Gamba roja, que simplemente se deja reposar 10 horas en sal, y se sirve cruda, sin condimento alguno.

De pescado, muy rico el Mero con setas de invierno, trufa y aliño de mantequilla.

Como arroz, una de las insignias de la casa, sirvieron el Arroz seco de caza y setas. Muy bueno, pero no tanto como el Arroz de becada que nos sirvieron como plato extra, aparte del menú. Este arroz de becada fue un plato memorable y, sin duda, lo mejor de la comida.

De carne, un Civet de liebre con chocolate. Sobresaliente.

Y como otro extra, fuera del menú, nos trajeron Becada. Muy buena pero no al nivel de Matrícula de Honor como, por ejemplo, ocurre en La Buena Vida o Tasquita de Enfrente, ambos en Madrid y sin estrella.

Me parece curioso que, en restaurantes con estrella, ofrezcan platos que, como aquí ocurre con la caza, están a un nivel inferior que el de otros restaurantes sin estrella, cuando se supone que a los primeros se les debe exigir la excelencia y, en cambio, eso le importe un bledo a la farsa de La Guía Michelín que, por lo menos en España, exige casi siempre cierto paripé para ser premiado, en detrimento muchas veces del producto.

Como decía, el arroz de becada y la propia becada fueron extras. No significa que el Menú largo se quede escaso pero, si eres de buen comer, algunos platos más te cabrán seguro.

De postre: primero un plato de Nieve con fruta encurtida, sin otra función que limpiar el paladar. Correcto el postre de Brioche y muy rica la Supermousse de chocolate.

Con un Godello Braco de Santa Cruz (27€),  un champú Bollinger Special Cuvee (59€), un muy buen Rodáno Cornas 1999 (85€) y algunas copas sueltas de tinto y vinos de postre, salimos a 190€ por persona. Moderándote con el vino, por 130€ podrás comer perfectamente.

Me ha merecido la pena la excursión, aunque debo reconocer que, si no eres muy apasionado de este mundo gastronómico, quizás debas pensártelo dos veces antes de emprender el viaje que implica conocer L’Escaleta.

Si no hubiera sido por ese flojeo al principio del Menú, habrían sido 9 Lunas, sin duda alguna.

Se queda en 8.5 Lunas y, por tanto, un nivel inferior a BonAmb que, de todos los estrellas alicantinos, es el que más me ha gustado hasta la fecha.

 

Yo pagué: 190€ | Precio medio: 140€

Fecha de la visita: ENERO 2017