LE CABRERA

CENAR EN BARRA Y COCKTAILS (manual de una primera cita)

Calle Bárbara de Braganza, 2 Teléfono: 913199457 Web: http://www.lecabrera.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Primera cita. Llega la gran pregunta: ¿dónde coño llevo a esta chica a la que solo conozco de una noche de fiesta o ni siquiera conozco por ser de Tinder?

Esta pregunta obviamente solo se la harán los hombres por tener que ser ellos quienes lleven la iniciativa y propongan el plan aunque tengo amigas que han ligado con tíos tan sosos que directamente han tenido que elegir ellas.

¿Qué planes hay para una primera cita?

Descartemos cine que proponer eso es de ser un parao de cojones.

Un plan típico sería tomar unas cañas -previa elección del correspondiente bar (no me vale pasar a buscar a tu ligue y meterse en el primer bar)-.

Ese plan no me gusta porque ir al Bar Paco, aunque puede acabar siendo divertido, me parece poco original, demasiado típico.

Por tanto, descartando otros planes tipo conciertos/teatro que ya dependen de otros factores, la mejor opción como primera cita es quedar a cenar.

Surgen entonces dos temas por resolver: qué día quedar y, lo más importante, dónde ir a cenar.

El mejor día para una primera cita es el jueves.

El fin de semana tiene un inconveniente: si la cita sale mal porque la chica es un coñazo o porque llevabas 6 copas de más cuando la conociste y descubres que es Miss Mordor o porque la cabrona te ha engañado con sus fotos de Tinder, y asumiendo que eres mínimamente educado y no vas a hacer la de ir al baño y salir de ahí cagando hostias dejándola sola, los findes no tienen una hora de fin por lo que puede resultar violento acabar la cena y decir que ya te quieres ir a dormir.

El jueves en cambio la gente está contenta por ser casi fin de semana, si la cosa se complica y el viernes llegas al curro resacoso lo normal es que no trabajes por la tarde y puedas echarte una siesta de pijama y orinal y, además, si la cita sale mal, esta vez sí, tras la cena puedes decir lo de que mañana hay que currar y ¡CIAO! ¡NEXT!

El último tema por resolver es a qué restaurante llevar a tu cita.

Ir a Lateral está al nivel de proponer cine: muerte.

Ir a un sitio de velitas para dos lo único que va a hacer es acojonar a la tía pensando que eres de los que a la segunda cita ya quieren ser su novio.

En general cualquier restaurante de sentarse en una mesa con tenedor y cuchillo me parece violento y por eso solo destinado a gente mayor o estirados que te llevan al Paraguas.

Esta regla tiene una excepción: terrazas chulas en verano y sitios realmente de moda, informales y con mucho ambiente y música: MARIETA, FOX, SEXTO.

La mejor opción es restaurantes donde cenar en una barra o en mesa alta y con ambiente (que ayuda con los momentos de silencio). Hoy en día afortunadamente en Madrid hay cada vez más barras de calidad por lo que las opciones son muchas: SALA DE DESPIECE (con el inconveniente de que se peta y como llegues y no haya sitio a ver qué haces), NAKEIMA (el mejor) CHUKA RAMEN BAR, STREETXO, QUINTÍN. También me valen japoneses, aunque sea el mismo KABUKI W, pero siempre en barra. También me vale un TEN CON TEN o CARAY en las mesas altas de la entrada. Mercados tipo Platea, San Antón o San Ildefonso también son buena opción pero cuidado que si están muy petados puede que no tengas donde sentarte -situación incómoda- y además no vale ir de puesto en puesto sin saber cuál elegir porque quedarás de indeciso y las mujeres no quieren tíos así.

Con tanto sitio puedes jugar a sorprenderla.

Cumpliendo todo lo anterior, elegí LE CABRERA para ya de paso conocerlo -aunque no os recomiendo ir en la primera cita a un sitio que no hayáis estado antes-. Me arriesgué y una cosa salió mal: no había ni Dios. Por muy chulo que sea el sitio, ir a cenar y estar solos siempre es un bajón.

LE CABRERA es en apariencia un sitio perfecto para primera cita: es bastante chulo, tiene una planta baja donde sirven muy buenos cocktails y cuenta con un restaurante-barra en la planta de arriba donde ofrecen una comida a modo de tapeo de alta cocina. Todo muy informal pero elegante y bien presentado.

LE CABRERA solo abre su cocina por las noches y se puede ir a cenar hasta las 02:00. Puntazo.

Muy poca gente conoce LE CABRERA como restaurante.

No es barato por lo que el ambiente es algo pureta.

La cocina es bastante variopinta: desde unas croquetas (8€) a una ensalada César (11€) a unas sardinas limadas con vinagreta de maracuyá (10€) a un arroz de Guijuelo con salmonete (16€).

Nosotros optamos por el menú que tienen estos días para celebrar su 5º aniversario y que incluye 5 platos, un postres y un cocktail por 35€.

Empezamos por una sopa-puré Clamchowder a base de vegetales y mejillón. Rico.

Seguimos con una berenjena a la brasa con queso y trufa. Curioso plato. Normal.

Como siempre debe haber algo oriental, nos pusieron un taco a modo de Samm con vieiras, cítricos y cebollino. Correcto.

El pollo a la naranja, a modo del típico plato chino de pato a la naranja, me gustó, no así a mi acompañante que le resultó el peor por esa mezcla del ácido de la naranja con carne.

El último plato quizás es el mejor: bombón de carne (mini hamburguesas) y foie caramelizado.

Antes de que acabar el menú pedí un plato extra que consistía en chipirones con chorizo (7€ media ración), una mezcla que ya había probado en La Candela y me gusta.

De postre, rico el chocolate blanco con fresas. Pedimos como extra de postre una rica tarta de limón caramelizada (7€) y la cheesecake (7€) que no sabe nada a queso por lo que de cheesecake tiene poco.

Para beber durante la cena tuve el hándicap de que ella solo bebía cervezas y no vino (tranquilos, ya la educaré) por lo que opté por cocktail como el pisco sour (10€) y copas sueltas a 4-6€.

Con un ron (13€) y otro cocktail, la cuenta se disparó a 147€, 75€ por barba. Precio altísimo por culpa del alcohol.

De todas formas, y asumiendo que ya que estás en una cocktelería famosa un cocktail debería caer, en Le Cabrera pagarás 50€ sin despeinarte.

Por cierto, a mi plan le dieron un 9.

Solteros del mundo, espero haberos ayudado un poco a conquistar a una bella mujer.

Yo pagué: 75€ | Precio medio: 50€

Fecha de la visita: Enero 2015