LA TASQUITA DE ENFRENTE

EL TEMPLO DEL PRODUCTO EN MADRID

 
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

tasquita thumb_IMG_0277_1024 thumb_IMG_0309_1024 thumb_IMG_0311_1024 thumb_IMG_0312_1024 thumb_IMG_0313_1024 thumb_IMG_0314_1024 thumb_IMG_0315_1024 thumb_IMG_0316_1024 thumb_IMG_0317_1024 thumb_IMG_0318_1024 thumb_IMG_0320_1024 thumb_IMG_0321_1024 thumb_IMG_0322_1024 thumb_IMG_0323_1024 thumb_IMG_0324_1024 thumb_IMG_0325_1024 thumb_IMG_0332_1024 thumb_IMG_0350_1024

Mi primera visita a La Tasquita de Enfrente fue con 22 años y era cuando me estaba iniciando en este maravilloso mundo de la gastronomía.

De aquella noche recuerdo que cené muy bien pero que nos metieron en la cuenta una hostia inolvidable. La culpa fue que, como sigue ocurriendo a día de hoy, no nos dieron carta sino que todos los platos nos los cantó Juanjo, el dueño, por lo que no sabíamos su precio y como éramos idiotas no nos atrevimos a preguntar. Entre esos platos nunca olvidaré una increíble becada que me cobraron a 60 €. Me estuve acordando de la hija puta de la becada durante mucho tiempo.

Con el paso de los años uno va ganando en experiencia y aprendiendo de los errores pasados por lo que ahora en estas situaciones siempre pregunto el precio de cualquier plato que me digan fuera de carta.

Y esto que cuento es fundamental en un sitio como la Tasquita que se ha ganado cierta mala fama por no tener carta, o tenerla solo de adorno, y meter auténticas puñaladas con los platos que canta Juanjo si te despistas.

Por eso a la Tasquita hay que cogerle el truquillo, preguntar precios y disfrutar ya que es uno de los mejores sitios de Madrid. Mi cena-homenaje de esta Navidad 2015 fue aquí y resultó inolvidable.

De todas formas, para disfrutar bien bien de La Tasquita, es importante querer dejarse el dinero. Es decir, es lícito querer ir a La Tasquita con un presupuesto de 90€, pero debes ser consciente que no vas a tener la experiencia religiosa que supone ir a La Tasquita con un presupuesto de 200€.

El local, situado en una calle de prostitutas que intenta rehabilitarse, es pequeño y muy acogedor. Con una barra a la entrada donde picar algo, el comedor se encuentra al fondo.

Es un sitio que se disfruta más en otoño-invierno, cuando la tierra y el mar ofrecen el mejor producto.

El ambiente es gente mayor con muchos clientes de toda la vida.

Pasando a la comida, es un sitio que se caracteriza por utilizar un excelente producto cocinado lo justo para potenciar todo su sabor. Aquí cualquier plato de apariencia simple resulta estar buenísimo.

Es bueno salir de tanta fusión y tanta mariconada y venir a La Tasquita para ver lo que es comer bien de verdad.

Yo siempre me pongo en manos de Juanjo, le aviso del precio que quiero pagar sin vino, 90-200€ dependiendo del homenaje que quiera meterme, y a disfrutar.

Los homenajes en esta casa pueden ser legendarios, igual que su dolorosa que puede ir desde los 90€ a los 250€.

 

Yo pagué: 250€ | Precio medio: 120€

Fecha de la visita: 2017