LA ROTISSERIE

SITIO MONO PARA COMER POLLO

Calle Fernando el Santo, 25. Telf: 916034321  
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

ROSTE ROSTE8 ROSTE5 ROSTE4 ROSTE3 ROSTE2

ROTI

Considero que, cuando te atreves a abrir un restaurante que sirva un único plato, debes llegar con él siempre al sobresaliente.

En el caso de la La Rotisserie, este único plato principal es Coquelet, un pollo, y, desgraciadamente, no es de sobresaliente. Ni siquiera llega al notable.

Entonces, a la pregunta de; ¿qué sentido tiene el restaurante? Contestaría que ninguno, pero que llegan a intentar justificar esta falta con la decoración, ubicación y una comunicación estupendamente llevada con apariciones en prensa tipo TELVA para atraer al público femenino.

De esto modo, para no jugárselo todo al Coquelet que, por cierto, lo puedes pedir para llevar, dan desayunos y añaden en la carta un par de ensaladas y sándwiches. Platos más pereza que Rajoy pero que conquistan al público de mediodía y mucha chica a la que lo único que le interesa es que el sitio sea mono y de moda.

La Rotisserie ocupa un sencillo pero muy apetecible local en Fernando el Santo, enfrente del Tomate. El sitio es pequeño y guarda el espíritu de la tienda de ultramarinos que era, convertido ahora en un bistró con toques vanguardistas de la mano de Las 2 Mercedes.

A la entrada cuenta con 4 mesas con bancos y al fondo hay otro pequeño comedor.

Jueves noche, casi recién inaugurado y lleno. Clientela 100% femenina y los únicos chicos que había estaban ahí por petición de su novia.

Fui con un grupete muy especial y, sobre todo, especialistas de sus respectivas profesiones. Durante la cena surgió la conversación sobre procesos de selección y, con ello, los equipos de Recursos Humanos. Es curioso que todos terminamos coincidiendo en que la meritocracia ya no está de moda y que tiende a imponerse, en mayor medida, dentro de éstos equipos, la mediocridad absoluta.

¿Por qué tienden a llamarse coordinadores de Talento si éste no lo integran ni en sus mismos equipos? No lo sé, podría ser miedo a ser superado por un compañero y para evitarlo preferir entonces rodearse de mediocres para así destacar más.

Servicio amable y con ilusión.

Carta más corta que Zapatero y que consiste en tres entrantes: alitas, croquetas y tiras de pollo; el Coquelet, la ensalada César y la ensalada de quinoa –el nuevo alimento de moda- y un par de sándwiches.

Haciendo referencia a los Recursos Humanos, si tuviese que decir tres aspectos positivos y negativos de La Rotisserie serían, los positivos: el local, el ambiente y la ubicación y, los negativos: la calidad de su plato insignia, el pollo, que es muy mejorable.

Precios moderados: 10-14 Euros.

Y un único vino disponible, Abadía Retuerta (20€) que cumple.

Las tiras de pollo (9€) son un entrante más simple que Belén Esteban por lo que no dicen nada.

Las croquetas (8€) están correctas.

La ensalada César (10,50€) es otro plato más simple que Leticia Sabater.

Y el pollo Coquelet, a las finas hierbas o barbacoa, fue bastante decepción y así opinamos los cinco que éramos. Quedaron partes del pollito poco cocinadas. De hecho, todos estábamos de acuerdo que los mejores pollos del restaurante serían los que llevaban toda la noche dando vueltas en el asador y no los primeros que sacaron, como los nuestros.

Patatas fritas de acompañamiento muy ricas.

Postres correctos, a base de tartas.

Entre cinco, con 4 botellas de vino y un par de copas, salimos a 170€, es decir, 34€ por barba, precio que, eso sí, nos pareció justo.

No creo que vuelva porque no me ha dicho nada la comida y, si encima el pollo no es excelente y la decoración me la pica, no veo el motivo de repetir.

Yo pagué: 34€ | Precio medio: 25€

Fecha de la visita: Febrero 2016