La Maruca

UNO DE LOS RESTAURANTES MÁS SOLICITADOS DE MADRID. PERFECTA UBICACIÓN, GRAN LOCAL Y EXCELENTE RCP

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Ya se puede hablar en Madrid del fenómeno LA MARUCA, el restaurante que ha abierto el cántabro Paco Quirós, creador del exitoso CAÑADÍO (Santander y Madrid).

Este restaurante que lleva pocos meses abierto se ha convertido en uno de los sitios más demandados de la capital. De hecho, para reservar mesa en fin de semana, solo DiverXo y quizás Punto MX le superan en lista de espera. ¡Están dando mesas a más de un mes de espera! Yo siempre que he ido, sea un martes por la noche, un sábado a mediodía o un domingo, siempre está lleno.

¿Cuál es la fórmula de semejante éxito? Los tres factores determinantes son: ubicación (pleno Velázquez, lo que hace que el ambiente sea muy pijo), local (amplio, acogedor, muy bien puesto, con terraza y con una barra donde picotear) y comida (de calidad, sencilla y nada cara). A eso hay que sumarle un servicio rápido y atento. La fórmula parece sencilla pero os aseguro que si lo fuera otros empresarios abrirían más “Marucas”.

UBICACIÓN

El restaurante se encuentra en pleno Velázquez 54, entre Ayala y Hermosilla. Mejor ubicación casi imposible.

LOCAL

LA MARUCA cuenta con una pequeña terraza a la entrada. Como al restaurante se accede bajando unas escaleras, la terraza no está a pie de calle en plan que te pasa gente al lado. Digamos que estás más resguardado. No obstante, en muy poco espacio han metido muchas mesas por lo que hay alguna, como la del fondo pegada a la ventana, que es un poco agobiante. De todas formas, si quieres terraza para echar tus pitis, merece la pena.

Tras esta terraza, está la barra del restaurante. Una barra siempre crea más ambiente y es que es perfecta para tomar un vino y picar algo rápido.

Nada más entrar a la izquierda hay un par de mesas con unos sofás que están al lado de una falsa chimenea y que sin duda me parecen las mejores del restaurante. Están muy muy solicitadas por lo que conseguirlas es bastante jodido.

En esta planta de arriba hay varias mesas altas perfectas para cenas de dos, y luego ya varias mesas donde cenar tranquilamente.

En la planta de abajo hay un amplio comedor aunque yo prefiero la planta de arriba y así estar en medio de todo el ambientillo.

COMIDA

Han usado la misma fórmula que tanto éxito ha dado a Cañadío: muy buen producto, recetas sencillas pero muy bien elaboradas, y precios muy comedidos. Así visto parece una fórmula sencilla para llenar un restaurante pero amigos, la realidad es que hay pocos restaurantes que triunfen con dicha fórmula (Sacha, Bomba Bistrot, Lakasa).

La carta es diferente a la de Cañadío, es decir, no esperéis un Cañadío II en Velázquez. Aquí no tienes las ricas croquetas de chorizo, las albóndigas de atún y calamar o la espectacular tarta de queso.

A cambio, tienen platos tan buenos como la ensaladilla rusa (8,50€) que si bien no llega al nivel de la de Casa Rafa o Nájera, está entre las grandes de Madrid.

También tienen una muy buenas rabas (14€), un plato santanderino que me encanta y que en Madrid apenas existe. Es quizás el plato más demandado.

He probado también un pulpo a la plancha con puré de matanza (13,50€) muy recomendable.

Otro plato que gusta mucho son los canelones rellenos de poularda con salsa de foie (9,75€).

La pluma de cerdo ibérico (13€), me parece un poco sin más.

Las croquetas de cocido (9€), cremosas y crujientes, me gustan.

No me convencen las alcachofas a la plancha (12€) pero esto ya es algo personal.

Muy buenas las albóndigas (10,50€). Sencillas pero ricas.

Correcto el san Jacobo de lomo (11,50 €).

De postre, a falta de tarta de queso, tienen un flan de queso que cuesta 6 eurazos y que está muy bueno aunque me quedo con la tarta de queso Cañadío mil veces antes. Muy buena también la tarta de limón (6€).

Yo os recomiendo pedir todos los platos para compartir y así probáis un poco de todo. Las raciones son de tamaño justo para 3-4 personas.

Como veis, los precios son bastante moderados y es que una cena en LA MARUCA no suele salir a más de 30 €.

No obstante hay que estar atentos que ya he detectado cierta subida de precios como las croquetas que antes costaban 8 y ahora 9 o las rabas que también han subido 1 €. Cuidado con eso que mantener los precios bajos es fundamental para seguir con el éxito.

Aunque la cocina sí cierra sobre las 16:30, está abierto todo el día para tomar copas por lo que en fin de semana se suele llenar con grupos de amigos que se toman sus GTs.

Todos estos factores hacen de LA MARUCA el sitio perfecto tanto para una cena de amigos como para ir con tu ligue como para ir con tus padres. Un multiusos vamos. De lo mejorcito de Madrid en relación ambiente-calidad-precio.

Yo pagué: 30 euros€ | Precio medio:

Fecha de la visita: