LA MANDUCA DE AZAGRA

LAS MEJORES VERDURAS DE MADRID

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

LA MANDUCA DE AZAGRA. 6 LA MANDUCA DE AZAGRA. Portada LA MANDUCA DE AZAGRA. 1 LA MANDUCA DE AZAGRA. 2 LA MANDUCA DE AZAGRA. 3 LA MANDUCA DE AZAGRA. 4 LA MANDUCA DE AZAGRA. 5

Originariamente La Manduca de Azagra era un restaurante de Azagra, un pueblo de Navarra, que tenía bastante éxito. Los dueños, muy avispados, se dieron cuenta de que la clientela con dinero se encontraba en Madrid así que hace ya 10 años que se vinieron a la capital y montaron este restaurante que a día de hoy se considera uno de los mejores de Madrid.

La inversión inicial debió de ser severa pues el restaurante, situado en Sagasta, una de las mejores calles de Madrid, es enorme, con 3 salones en la planta de arriba y varios reservados en la planta de abajo. El alquiler de este sitio debe costar cojón y medio.

Nosotros nos sentamos en el primer salón y la verdad es que para ir al baño casi tenías que coger un autobús pues te tienes que recorrer todos los salones y bajar a la planta de abajo.

Suele llenarse y conseguirlo en un sitio tan grande no es fácil.

El tipo de clientela es básicamente gente de negocios. Es curioso que siempre las cenas de negocios son entre hombres. Y son los hombres además (y no las mujeres) quienes hacen reuniones de amigos en buenos restaurantes. ¿Habéis visto alguna vez en un restaurante de nivel una mesa de solo mujeres? ¿A qué se deberá eso?

Volviendo al tema. A tomar nota vino la dueña, una señora simpatiquísima, quizás en exceso, y que se conocía a medio restaurante por lo que debe tener bastante clientes fijos.

El fuerte de este restaurante son las verduras, pudiendo asegurar, sin ningún miedo, que aquí en la Manduca de Azagra se comen las mejores alcachofas, cardo, borraja y pimientos de Madrid.

Eso sí, por mucho que sea verdura los precios son altos de cojones.

Nosotros pedimos entre 3:

– Croquetas de jamón (12 € seis croquetas). No me convencieron y es que pese a estar cremosas, les faltaba sabor. En vez de croquetas deberíamos haber pedido ensaladilla rusa que tenía una pinta cojonuda.

– Pimientos de cristal asados a parrilla (21 €). Brutales. No creo que puedas comer un pimiento mejor. Eso sí, caro de pelotas pues entre tres que éramos nos tocaba a una mini ración cada uno.

– Menestra de alcachofas, cardo y borraja (14,50 €). Partiendo de que es verdura y que a no todo el mundo le gusta especialmente (como a mi), debo decir que estaba deliciosa, especialmente las alcachofas. El cardo y borraja además venían totalmente limpios, sin los hilillos típicos que te encuentras cuando la verdura no es de una calidad excelente.

– Lubina (27 €). Viene un pequeño lomo hecho al horno ESPECTACULAR!!! Qué sabor a lubina!!! Un diez.

– Carrillera (16 €). Sin más.

– Cochinillo (costillar) confitado (25 €). Al igual que pasaba con la carrillera venía con trozos bastante sosos y es que no sé si será porque en la Manduca cena mucha gente mayor, pero era frecuente ver en las mesas pedir sal. Los trozos de carne más cercanos al hueso estaban muy buenos, no así otros trozos de sabor más flojo, soso y seco.

– Souflèe de chocolate con helado (4,5 €). Postre típico muy rico.

– Torrija caramelizada con helado (4,5 €). Brutal este postre. Ya he probado en varios restaurantes (Venta Moncalvillo) la torrija así cocinada, como si fueran dos rebanas de pan bañadas en leche y con un cremosos helado. La mezcla junto con el caramelo crujiente es de diez.

Entre tres, con 2 botellas de Sierra Cantabria (15,60 € cada una, muy buen precio) y un Gvine (8,50 €, también muy buen precio) cada uno, salimos a 213 €, es decir, 70 € por barba. Buen hostión sí señor.

¿Merece la pena? Pues supongo que esta misma comida en el restaurante original de Azagra, si este siguiera funcionando, no costaría más de 40 € por barba. Pero teniendo en cuenta que Madrid es cada vez más jodidamente caro, que encima está en una zona de lujo, que encima la clientela es gente de negocios, pues creo que 70 € por esta alta calidad de comida sí que merece la pena.

Desde luego que si siguen a este nivel les va a seguir yendo genial pues además es un sitio ideal para comidas “sanas” de negocios. Es decir, aquí puede venir el típico empresario que come fuera 2-3 veces por semana, y en la Manduca puede pedir una sanísima menestra de verduras, una deliciosa lubina, no pedir postre, y de beber pedir cerveza o agua, y pagará 40 € y comerá genial y muy muy sano, una fórmula que desde luego no abunda mucho en Madrid.

Yo pagué: 70€ | Precio medio: 60€

Fecha de la visita: 2012