LA CONTRASEÑA

OTRO SITIO COOL CON COMIDA DECENTE PERO QUE NADA APORTA

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

LA CONTRASEÑA es otro sitio de moda – o “cool” si lo prefieres llamar así- donde no se come mal pero que realmente poco aporta.

Todo sitio de moda/cool que se precie debe cumplir estos requisitos:

(i) Decoración. Este es el pilar fundamental para estar de moda por lo que es donde el empresario debe dejarse la pasta. A ser posible, el sitio debe estar decorado con maderas, hierros, plantas, detalles como una estantería con libros para dar un rollo intelectual y una barra donde tomar un gintonic.

(ii) Ambiente. Los sitios de moda son el objeto de deseo entre las pijas por lo que mientras ellas no vayan y hablen de ti, no eres nadie.

Vamos a ser claros. Los tíos cuando quedan de cena lo que buscan es que se coma bien, a ser posible asador con buena carne. La decoración les importa tres pepinos. ¿Os imagináis al capitán del equipo de futbol de los lunes proponiendo a sus amigotes una cena de Navidad en Contraseña, Dray Martina o Patio del Fisgón? Le echan del equipo.

Sin embargo, cuando las chicas quedan para cenar no buscan el restaurante donde se coma el mejor pescado o el mejor chuletón. Lo que buscan es aquel sitio que sale en Vogue o en Telva y que dicen que es lo más cool en Madrid. La comida queda en muy segundo plano.

Ahora bien, si un sitio de moda se llena de niñas guapas, entonces ya procede que el capitán del equipo de futbol de los lunes diga a sus amigotes que la cena de Navidad será en un sitio de moda porque “va a estar lleno de cachondas”.

(iii) Comida. Si montas un sitio de moda no tienes que comerte mucho la cabeza sobre qué platos meter en la carta porque ya vienen preestablecidos. Mete algo peruano (un ceviche) o japonés (un maki) que está muy de moda. Mete la hamburguesa de la casa. Mete un steak tartar para los atrevidos. Mete croquetas y una ensaladilla para los más clásicos. Mete algo italiano como pasta, pizza o rissoto porque eso a todo el mundo le gusta. Mete un huevo a 65 grados. Mete trufa a varios platos. Y “voilá”, ya tienes la carta.

(iv) Zona. Barrio Salamanca, Barrio de las Letras y la zona Alonso Martínez son las más cotizadas. Excepcionalmente te puedes ir lejos como Alberto Alcocer (Pipa&Co). La calle Ponzano, que se está poniendo muy de moda, también se acepta.

(v) Precio. El ticket medio no debe sobrepasar los 30 € ya que por mucha pijería que vaya a tu restaurante, muchos están pelados y no van a gastarse sus ahorros en comida.

La Contraseña cumple a raja tabla estos cinco requisitos.

A mí me llevó un jueves una amiga que es una joyita y que sabe que me encanta probar estos sitios. Estaba lleno.

Comimos:

Ceviche de chicharros y carabineros (16,50 €). Muy sin más. Es lo que tiene meterse a torear si no sabes.

Tartar de pez mantequilla con aceite de trufa (17 €). Esta mezcla, inventada en Kabuki, nunca falla.

Steak tartar (17,50 €). Mejor de lo que me esperaba. No es una locura pero se defiende.

Lasaña fría de marisco (12,50 €). Lo de lasaña es una pijada ya que este plato es una ensaladilla a base de pulpo, mejillón, langostino…Estaba buena.

De postre, unos ricos brotes de brownie (6,50 €).

Y para beber, un Mar de Frades a 22 €.

Precio final, 92 € que entre dos sale a 46€ / barba. Hay que aclarar que comimos mucho ya que lo normal habría sido tomar solo tres platos. Además cualquier cena de este tipo entre dos, mientras no permitan medias raciones, siempre sale más cara que si vais cuatro. Y por último hay que tener en cuenta que tomamos un vino “de los caros”.

En definitiva, un buen sitio de moda con comida decente.

Yo pagué: 46€ | Precio medio: 30€

Fecha de la visita: Septiembre 2014