LA BOMBA BISTROT

UNO DE MIS FAVORITOS

Calle de Pedro Muguruza, nº 5 Tlf: 913503047 Web: http://www.labombabistrot.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Desde su apertura en 2013, la cocina ha ido evolucionando mucho: cada vez van consiguiendo mejor producto, la técnica se va perfeccionando y, además, se van buscando platos más elaborados con nuevas texturas y puntos de cocción.

En un principio su cocina era sencilla pero de calidad: ensaladilla, croquetas, arroz, butifarra y chuletón a la brasa.

Aunque lo siguen manteniendo, van añadiendo platos más complejos donde utilizan nuevas técnicas y cocciones que dan un resultado excelente.

Al frente de todo ello está Christophe, un tipo francés-español apasionado de la cocina –dice que ha leído más de 700 libros de cocina y ha visitado todos los grandes restaurantes de Francia- que un día decidió abrir un restaurante para plasmar todo su conocimiento.

Christophe es un verdadero obsesionado del producto y de la técnica con la que debe ser tratado.

El resultado: uno de mis restaurantes favoritos de Madrid.

Christophe aspira claramente a conseguir una estrella y yo creo que tiene cocina para ello, pues algunos de sus platos son dignos de un sitio de ese nivel. Pero lo que le falla es el local y, sobre todo, el servicio, pues como él bien dice, es muy difícil contratar buenos camareros ya que los mejores prefieren trabajar en un estrellado.

Obviamente, con la idea de estrella Michelín que tenemos en Madrid, sería toda una sorpresa que se la diesen a la Bomba pero hay que reconocer que aquí se come mejor que en estrellados como Lúa o La Cabra.

Claro que si se la diesen a la Bomba, antes se la merecería La Tasquita de Enfrente ,y también deberían dársela a La Bien Aparecida, siendo estos tres mis restaurantes favoritos de Madrid, sin tener en cuenta japoneses (Umiko, Kappo, Kabuki) y fusiones (DiverXo y Nakeima).

El restaurante cuenta con agradable terraza cubierta -abierta todo el año salvo días muy fríos- que es donde yo siempre he comido y que, junto a abrir los domingos, le hace conseguir las 9 Lunas.

El comedor interior también es agradable, sobre todo cuando con el buen tiempo abren los ventanales y comes con la brisa de la calle.

Su terraza es perfecta para llevar a bebés en fin de semana. Hasta 4 carritos llegué a contar un sábado a mediodía, si bien, afortunadamente, no había críos revoloteando por las mesas.

Su único fallo, y que nos es menor, es el pequeño tamaño de las mesas si sois cuatro, pues entre vasos devino y agua, pan y platos, resulta muy incómodo.

Buen ambiente, con muchos vecinos del barrio, zona Bernabéu.

Carta bastante amplia y, además, siempre suele haber muchos fuera de carta en función del producto disponible.

Por tanto, a La Bomba Bistrot se puede ir en dos planes.

La opción clásica consiste en tomar sus entrantes más famosos: Ensaladilla rusa (12€) –de las mejores de Madrid-, Croquetas de jamón (12€), Butifarra, blanca y negra, hecha a la brasa (14€).

Y luego seguir con uno de sus excelentes arroces como el de Pato confitado, alcachofas y puerro (23€ barba). En arroces, ya sabéis que siempre hay que pedir para uno menos de los que realmente vayan a comer.

O también se puede optar, o añadir si sois un buen grupo de comilones, por uno de sus Chuletones a la brasa (26€ barba).

Esta es la opción más tradicional que utiliza mucha gente que no quiere complicarse la vida. También lo recomiendo para comidas de amigos.

Y la otra opción es probar los platos más elaborados de Christophe y amoldarse al producto que haya.

Tras probar varias veces la opción clásica, prefiero ya ponerme siempre en sus manos y que él me cree un menú. Es importante que seáis 3-4 para así probar muchos platos, merece la pena.

Aunque no aparece en carta la opción de medias raciones, siempre puedes consultarle a Christophe la posibilidad para así probar más cosas.

Algunos de los platos que he probado:

Tortilla de huevos poco cuajados, tropezones de patata crujiente y trufa laminada (19€). Platazo. Este es un ejemplo de las nuevas técnicas de cocina que manejan. A Christophe le raya que se parezca a la de Sacha aunque creo que no deben comparase.

Otra variedad es la Tortilla vaga de boletus (20€), también espectacular.

Trufa con puré “Robuchoniano”, jugo de pichón, guanciale crunchie (especie de panceta) y huevo a baja temperatura (19€). Otro platazo.

Cabracho (18€). Sobresaliente. Hecho a la brasa.

Salmonete (26€). Brutal.

Tartar de ostra (13€). Usa una ostra Guillardeau nº 0 de tamaño gigante. Delicioso.

Tartar de atún hecho con manzanilla (19€). Cojonudo y original.

Molleja, tuétano y puré de chirivía (19€). Plato en pruebas que me flipó.

Canelón de pintada. Obligatorio pedirlo.

Alcachofas con yema de huevo (9€) y Puerros con salsa romescu (13€) Muy buenas.

Otro imprescindible es el Tuétano con steak tartar (26€). Me encantó.

Y muy bueno el Chicharro (24€).

De postre, lo más famoso es la Paulova (7€) que está hecho a base de merengue, nata con vainilla, fruta de la pasión…Muy dulzón pero riquísimo.

Rica también la torrija (7€) que es un brioche casero con nata y Baileys infusiondo con vainilla, y caramelizado con azúcar, y acompañado de helado de vainilla.

Para beber, es imprescindible empezar con su Bloody Mary (8€), de los mejores de Madrid.

Los vinos suelen tener precios comedidos y, sobre todo, destaca su cada vez mayor oferta de champús champú como Michel Gonet (36€), Chartogne-Taillet (55€), discípulo de Selosse o el delicioso Bedel Millésime 2002 (87€).

En una cena a base de clásicos, y siempre compartiendo todo, el precio no debería superar los 50€.

Si ya te decantas por las nuevas creaciones, lo normal es pagar 60-70€.

Me parece que para la calidad que comes, es uno de los mejores sitios en relación calidad-precio.

Creo que la Bomba Bistrot ya puede dar el salto de 8 a 9 Lunas; su calidad, más su buena relación precio-placer, su versatilidad para plan de arroz y carne o para plan de platos más elaborados, sumado además a que abra domingos y que tiene una agradable terraza, le hacen llegar al sobresaliente.

Para repetir muchas veces.

Cierra domingos noche y lunes todo el día.

Yo pagué: 85€ | Precio medio: 50€

Fecha de la visita: NOVIEMBRE 2017