HOTEL CASA SOCOTOR

DE LOS PEORES RESTAURANTES QUE HE VISITADO

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

SOCOTOR

Camino a Formigal desde Madrid estuvimos pensando dónde cenar esa noche. En Formigal ya habíamos estado en Vidocq (el mejor), la Tosquera (bueno pero caro) y en la pizzería Arrigal (caro pero bueno).

Intentamos cenar en el encantador Hotel Eguzki Lore pero no cogían el teléfono. Así que decidimos probar SOCOTOR, un restaurante que hace unos años fue muy muy famoso pero del que nos habían dicho que había bajado en calidad. Y joder si había bajado la calidad, es que directamente no había calidad alguna.

Llegamos a cenar a las 11 de la noche tras pasarlas sumamente putas para meter el Q5 por esos callejones de Sallent de Gallego (a 5 mins de Formigal).

Cuando llegamos pensábamos que íbamos a estar solos pero no, 4 de las 8 mesas del restaurante estaban ocupadas.

Como ya era tarde, miramos la carta y nos lanzamos a pedir rápidamente.

De primero, tomamos un rissoto de boletus que os juro que era mil veces peor que los sobres de gallina blanco  que te haces en tu casa en 10 minutos. Recordaba a comida de cárcel en las películas, una masa compacta que si la tiras a la pared se queda pegada. Sin sabor alguno.

Otro primero fueron los huevos estrellados con foie. Joder, mira que es difícil que este plato no esté rico pues aquí lo consiguieron. Las patatas eran congeladas marca supersol, el huevo no tenía yema, y el foie era tan insípido que ya era sospechoso.

Lo mejor de los entrantes fue el crepe de foie, estaba bueno.

De segundo, habiendo opción de pedir medias raciones, nos decantamos por:

Cochinillo. La verdad es que fue lo mejor de la cena, estaba sabroso, tierno y jugoso, y de buen sabor. Ración muy grande así que hubiera sido mejor la media ración.

Solomillo de ciervo. Más duro que una suela de zapato, costaba hasta partirlo con el cuchillo de sierra. Sabor sin más.

Hamburguesa de wagyu. Este plato era para denunciar al local. Te venden como wagyu una carne de rata que no se podía ni comer. Fue super gracioso que cuando ya nos íbamos estaba el cocinero dando a su perro la hamburguesa que habíamos dejado casi entera y el perro ni se la comía de lo mala que estaba!!

De postre, un coulant de chocolate que al menos nos hizo quitar el mal sabor de la hamburguesa.

Con 2 de vino y entre 4, salimos a 42 € por barba. La verdad es que pidiendo todo medias raciones podíamos haber salido por unos 35 €.

Yo pagué: 42€ | Precio medio: 35€

Fecha de la visita: 2013