FISCHERS FRITZ

EL SUPUESTO MEJOR RESTAURANTE DE BERLÍN

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

IMG_9950 IMG_9951 IMG_9952 IMG_9953 IMG_9954 IMG_9955 IMG_9956 IMG_9957 IMG_9959 IMG_9960 IMG_9962 IMG_9963 IMG_9964 IMG_9966 IMG_9968 IMG_9969 IMG_9972 IMG_9973 IMG_9974 IMG_9975 IMG_9976 IMG_9978 IMG_9979 IMG_9980 IMG_9981 IMG_9982 IMG_9983 IMG_9985 IMG_9987 IMG_9988 IMG_9989 IMG_9990
Cada vez que se visita una ciudad es ley de vida ir a conocer su mejor restaurante.

En Berlín se supone que el mejor es FRITZ -cuenta con 2 estrellas-. No obstante, al día siguiente descubrí que sin duda es mejor TIM RAUE (también con 2 estrellas).

FRITZ se encuentra en el Hotel Regent, uno de los más lujosos de la ciudad.

El restaurante es precioso por dentro. Muy muy clásico, con paredes de madera, grandes lámparas de araña, moqueta…es un rollo Zalacaín pero más acogedor. Puro lujo.

Obviamente, el servicio va acorde con el lugar.

Nosotros fuimos un lunes, noche de Reyes que allí no se celebra, y estaba al 50%.

Reservamos mesa a las 21:30.

Ambiente lógicamente muy elegante. No es necesario llevar americana ni corbata.

La cocina que aquí ofrecen es sencilla, basada en un producto excelente tratado a la perfección. Nada de sofisticaciones. Lo que decía, un estilo Zalacaín o Horcher.

Ya sabéis que los sitios de primero y segundo me aburren pero este restaurante había que conocerlo.

Como era de esperar, cada plato es caro de cojones, con primeros a 30 euros y segundos a 70-90 euros.

Al final, un primero y segundo te sale por unos 100€ que no es tanto para un sitio de 2 estrellas michelín pero lo malo es eso, que solo comes dos platos.

Con la idea de probar lo máximo posible, entre cuatro pedimos:

Foie con anguila ahumada (42€). Muy rico y gracias a la anguila se sale del típico foie que puedes comprar en una tienda gourmet.

Ancas de rana (35€). En este país son muy típicas. Son como mini muslitos de pollo. Lo importante es la salsa y la que aquí las acompaña está deliciosa.

Falafel de habitas (30€). Correcto.

Rodaballo con trufa (90€). Cágate con el precio. No lo vale ni de lejos y menos teniendo el pescado que hay en España.

Rape (80€). Viene con escarola y rábano. Igual que el rodaballo, ¡¡no lo vale ni de coña!!

Cordero (70€). Rico pero no enamora, igual que ocurre con todos los platos de este restaurante. Y es que ese es el fallo de FRITZ, que sí, todo está rico, pero para un 2 estrellas y a esos precios, qué menos que salir entusiasmado y ocurre todo lo contrario.

De postre, todos a 20€, una creme brulee deliciosa, un correcto postre de coco y sin más la tostada francesa con aceite de oliva y pomelo.

Para beber, y debido a que la carta de vinos es más grande que el Quijote y tiene unos precios desorbitados, le pedimos al sumiller que nos pusiera Riesling que no sobrepasaran los 100€ y nos puso un Beurer y un Doosberg muy buenos, mucho mejor este segundo.

Toda esta cena salió a 617€, es decir, 155€ por barba. En conjunto no es caro para ser un dos estrellas pero si uno ve lo que ha comido, entonces sí que es caro de cojones. No lo vale.

Por cierto, en Alemania se supone que aparte de la cuenta es semi obligatorio dejar propina, un 10%. Puedes elegir dejarla (60€ en mi caso) o hacerte el loco e irte tan pancho.

En resumen, no volvería nunca a FRITZ. Ahora bien, si me preguntáis si merece la pena conocerlo, pues os diría que si buscáis un sitio precioso, de absoluto lujo y con un servicio excelente, pues sí, pero si lo que buscáis es una comida que os enamore, pues no, antes iros a TIM RAUE.

No entiendo cómo este sitio tiene 2 estrellas y Horcher o Zalacaín en España no tienen ninguna. Lo que no hay duda es que los críticos de michelín no siguen una línea coherente para todos los países y eso es un grave error.

Yo pagué: 155€ | Precio medio: 100€

Fecha de la visita: Enero 2015