ELEVEN MADISON PARK

UN GRANDE DE NY

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

ELEVENJusto a dos días de cenar en este pedazo de restaurante, se anunció que había pasado de una a tres estrellas michelín, lo cual fue un notición pues tenía dudas por si me había columpiado reservando aquí en vez de en Guilt, que era el otro “gran candidato”.

La sala, amplia, con grandes ventanas que dan directamente al Madison Square Park y el servicio, como a mí me gusta, sin agobios, sin paripé, cercano y midiendo los tiempos a la perfección.

Como hasta ahora sólo había visto en el Thoumieux de París, la carta sólo tiene ingredientes, y a partir de ahí tú eliges y el suizo Daniel Humm prepara el plato en función del producto seleccionado. Por ejemplo, pepino-platija-langostino-foie gras; endivias-trufa blanca- lubina-langosta; remolacha-gallina de guinea-cerdo-cordero. Así resultan platos espectaculares donde prima el producto y no la salsa o guarnición como suele ocurrir en otros restaurantes de Manhattan.

Increíble la citada gallina de Guinea.

Los postres, a la altura: ricotta, pistacho, manzana o chocolate. Incluso te dan a elegir la intensidad del chocolate.

De beber, Domaine Fourrier de 2008, excelente.

Y lo mejor, el precio: ¡¡140 dólares por barba!!

Yo pagué: 140€ | Precio medio: 140€

Fecha de la visita: 2012