EL SERBAL

UNA ESTRELLA DONDE BEBER

Calle Andrés del Río, 7 Telf: 942222515 Web: http://www.elserbal.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

En 2007, El Serbal recibió una Estrella Michelín que, a día de hoy, aún conserva. Ese mismo año, cuando lo visité por primera vez, tenía 22 primaveras. Fue a esta edad cuando comencé a profundizar en la gastronomía y, a la vez, descubrir cosas como que Riesling no era un jugador del Bayern, sino un maravilloso vino alemán, que con “becada” no se referían a mi prima, la que se había ido de Erasmus a Roma, sino a un delicioso pajarito, y que, el término de “a cuatro manos” nada tenía que ver con algo sexual.

Recuerdo que, cada vez que iba a Santander, quería ir a comer aquí, por lo que cayeron innumerables visitas. Lo tenía idolatrado por ser de los primeros estrellados que visitaba. Recordad que, hace 12 años, no existía ni una milésima parte del boom gastronómico que hay ahora. En esa época, los cocineros tenían su oficio al que se dedicaban en cuerpo y alma, no salían en portadas de revistas (a excepción del gran Adriá), la Guía Michelin no tenía aún aquí tanta repercusión y no existían redes sociales, ni masterchefs ni tonterías que sí hay ahora.

Con mis primeros sueldos, poco a poco fui conociendo más y más restaurantes, mi paladar se fue educando, y eso me permitió ver que había muchos otros restaurantes mejores que Serbal.

Ahora, lo suelo visitar una vez cada 2 años y la impresión siempre es la misma: su menú degustación a 60€ tiene una relación precio-placer bastante aceptable pero no hay ningún plato que me entusiasme, por lo que podría vivir perfectamente sin volver a visitarlo.

No obstante, como yo siempre escribo para todo tipo de público, más o menos avanzado en este mundo de la gastronomía, debo reconocer que si visitas Santander y quieres ir sí o sí a un estrella Michelin (es el único estrella que hay en la ciudad), por ver algo diferente a un Riojano, Cañadío o Bombi, no saldrás a disgusto de El Serbal.

En esta última visita de agosto 2017, todos los platos del menú se movían entre el 6-7: Tartar de trucha, Tortilla bacalao, Calamar confitado con praliné de piñones; Rape; Carrillera.

Como extra al Menú, añadí su clásico Lomo de vaca Tudanca (26€) que estaba correcto.

Pero donde destaca El Serbal por encima de todos los estrellados de este país, es por los precios de su bodega. Te recomiendo que les pidas entrar en su bodega, donde tienen cada vino colocado con su respectivo precio, y descubrirás precios que te harán pensar que el que los escribió debió equivocarse: Alion a 42€, Viña Bosconia a 22€, Valbuena a 80€, Ex Voto y Hermitage a 260€, etc.

Una absoluta locura que invita a juntarse varios amigos un sábado a mediodía y empezar a beber y beber, siendo la comida un mero acompañamiento del bebercio.

Para ese plan, podría darle más de 9 Lunas.

Pero si juntamos comida (6.5 Lunas), con bodega (10 Lunas), con lo triste del ambiente (suele estar vacío), y la fría decoración, se queda en 7 Lunas, y no menos por el empujón que los vinos dan a la nota ya que, de otro modo, sería de no más de 6 Lunas.

No entiendo cómo puede ser que, para la farsa Michelin, esté al mismo nivel que un Solana, Casa Gerardo, Mina, Noor o Zuberoa.

 

Yo pagué: 92€ | Precio medio: 75€

Fecha de la visita: AGOSTO 2017