El Mentidero de la Villa

RESTAURANTE PARA COMIDAS DE NEGOCIOS: ALTOS PRECIOS Y CALIDAD CORRECTA. UNA MALA PRIMERA EXPERIENCIA Y MEJOR ESTA SEGUNDA VEZ

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Tras una primera mala experiencia, me invitaron a comer un mediodía y esta vez me gustó un poco más, aunque aviso que también ha podido influir esta vez el hecho de no haber tenido que pagar yo, jeje.

El laminado de pez mantequilla con trufa (18 €), que no me gustó nada la primera vez, esta vez estaba mucho más bueno. Asimismo, probé un tartar de atún con trufa negra (23,50 €) francamente bueno. De postre, el cremoso de queso y mango (6,50 €), sin más.

Le subo de 2 a 3 estrellas aunque aquí os dejo el comentario sobre mi primera experiencia:

Aprovechando que estaban mis padres en Madrid, el viernes nos fuimos a cenar al Mentidero de la Villa, un sitio que siempre está lleno y del que hablan muy bien.

Como era de esperar, siendo viernes noche, el restaurante estaba hasta arriba, con un ambiente pijo que en pocos sitios de Madrid se puede ver.

Al ser 7 nos metieron en un reservado. Si te meten ahí deben tener en cuenta que al estar aislados, tiene que haber un camarero todo el rato pendiente de nosotros pues desde el reservado nos es imposible llamar al camarero cuando “pasa” como ocurre en una mesa normal. No fue el caso. Estuvimos bastante marginados. Yo entiendo que estuvieran un poco desbordados pero eso se soluciona contratando algún camarero más.

Nos traen las cartas, y 4 de las 7 estaban en inglés. Se lo decimos al camarero que nos atendía y vuelve con 4 cartas en inglés!! Se lo volvemos a decir y otra vez en inglés! A mí me entró la risa y el camarero no sabía donde meterse. Surrealista.

De aperitivo nos traen un hojaldre de chistorra, de lo mejor de la cena…

De primero, unas muy ricas croquetas de jamón y otras de carabinero (ambas 11,50).

2 raciones de también una muy rica ensaladilla rusa con ventresca (12,50) y unas correctas mollejas a la plancha (19,50).

De beber para los entrantes, un CVNE Imperial y un Maleolus (30 y 50).

Para los segundos decimos que nos traigan otro vino pero tardaron tanto en traerlos que nos los fueron a servir cuando ya estábamos acabando los segundos así que les dijimos que ya no queríamos vino. Fallo imperdonable. El vino debe venir inmediatamente por favor y no a los 10 minutos de traer los segundos!

Arroz negro con bogavante (24,50). De lo mejor sin ser gran cosa.

El famoso steak tartar (21,50) viene con una salsa que le quita mucho sabor a la carne, a años luz del de Zalacaín, eso sí es un steak tartar puro.

Laminado de pez mantequilla (18). Una imitación barata al más puro estilo Amparo Armani del usuzukuri de Kabuki.

Buey wagyu con foie (24,50). Frío y chicloso. No me gustó.

Poularda rellena de foie (19,50). Prescindible.

Parrilla de verduras para mi cuñada embarazada, sin más (15).

Lubina (24,50) como pescado del día. Ya es difícil tomar buen pescado en Madrid a precio decente pero por ejemplo la que tomé en diciembre en La Manduca de Azagra le da mil vueltas, por no hablar de la de La Posada del Mar de Santander.

Los postres, a 6,50€, estaban muy buenos como la crema de leche, el flan de queso o la tarta fina de manzana.

Preguntamos al camarero si tenían algún vino de hielo de postre y se quedó como si le preguntara como se llama el meteorito que acaba de pasar al lado de la Tierra. No tenían.

Al final, 392 €, 60 por barba. Creo que no lo vale.

De este estilo, tienes mucho mejor LA MANDUCA DE AZAGRA, ALBORA, PARAGUAS, VIRIDIANA o SACHA, por dar algún ejemplo.

No logro entender el éxito de este sitio.

Por cierto, tiene una agradable zona de gintonics donde también puedes tomar cosas de picoteo como croquetas, sándwich…quizás sea mejor opción que el restaurante.

Yo pagué: 60 euros€ | Precio medio:

Fecha de la visita: