EL FLACO

COCINA ASIÁTICA PARA PONERSE GORDO

Calle Javier Ferrero, 8. Metro Alfonso XIII Telf: 911996502 Web: http://www.restauranteelflaco.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El Flaco es uno de esos restaurantes que, o alguien te recomienda expresamente, o es fácil que nunca conozcas, por encontrarse en una callejuela desconocida y, además, aunque sí ha aparecido en alguna revista como Metrópoli, no es un sitio del que se suela hablar.

Al frente de la cocina se encuentra Andy Boman, un tipo tremendamente flaco, de ahí el nombre de su restaurante.

Andy es prototipo de mochilero que se ha recorrido el mundo y que ha ido aprendiendo la cocina local de cada país, siendo la cocina tailandesa la que más huella le ha dejado y, por tanto, la protagonista de El Flaco, si bien como actores secundarios hay otras cocinas de Asia.

El local es totalmente sin más. Ni cutre ni chulo. Al menos le da un punto el tener la cocina abierta a la sala para poder ver cómo van saliendo los platos.

Por tanto, ni por local ni por zona es un restaurante a visitar. Pero sí lo es por cocina, lo que hace que se le perdone lo anterior.

La carta consiste en 15 platos que se mueven en los 20€.

Salvo los rollitos y baos, casi todo está concebido para ser compartido, y es que algunas de las raciones son demasiado enormes, para ponerse gordo.

Muchos platos pueden ser compartidos perfectamente entre 4 personas, siendo por tanto este, el número perfecto de comensales para poder probar más de dos platos.

Si sois solo dos, con un rollito y un bao cada uno, más un plato a compartir entre los dos, habréis cenado en 40 minutos.

Le pregunté a Andy que por qué, siendo un tipo de comida que permite servir menos cantidad en cada ración, no hace raciones más pequeñas, y me vino a decir que le gusta que sea así.

En la primera visita, debes probar su Bao de panceta (10,95€ / 2 piezas). Junto a Latasia, Chuka Ramen Bar y Nakeima, es el mejor bao que he tomado en Madrid.

Pide también el Rollito de pato (10,40€ / 2 piezas) que viene nada grasiento. No deja de ser un rollito, pero a mí me gusta mucho.

Y otro plato obligatorio es su Curry verde de mar (24,50€). El curry en sí está delicioso y la corvina en su punto. Sin embargo, si los langostinos, navajas, berberechos y mejillones que acompañan al curry fueran de mejor calidad, entonces el curry sería totalmente maravilloso.

Fuera de estos 3 platos obligatorios, pude probar el Secreto ibérico con morning glory (21,90€) que está bien pero no destaca como lo anterior.

Igual ocurre con el Chili Crab (19,95€) que está bueno pero no supera aquel chili crab que hacían en el Streetxo original y era una locura.

Nosotros éramos 3 y entre el rollito y bao individual, el curry y el secreto, cuando llegó el chili crab no pudimos acabarlo, por lo que esa cena sería mínimo para 4.

De postre tomamos el helado de ruibarbo que refrescaba la pesadez de la cena.

Aunque yo no lo he probado, varios amigos me han comentado que las Costillas coreanas (16,95€) son prescindibles.

No sé por qué, pero han quitado de la carta un Bacalao con kimchi del que me habían hablado maravillas.

Todos los platos son poco picantes ya que el público medio español es muy flojeras pero no hay problema en aumentarlo.

Carta de vinos muy corta. Hay opción de cocktails.

Con dos de vino, entre 3, salimos a 50€ barba. Lo mismo, siendo 4, habría salido por 40€, que yo creo que es el precio medio aquí.

Hay opción de menú degustación a 45€/barba que, haciendo cálculos, creo que no compensa.

La próxima vez que vaya, avisaré expresamente a Andy para que nos prepare un menú especial probando un poco de muchos platos ya que, según me dijo, si se le avisa previamente, existe esa opción.

En mi opinión, es un sitio que ya sólo por el bao y el curry verde, merece la pena ir, aunque el resto de platos que he probado bajen un poco el nivel.

Cierra domingos noche y lunes todo el día.

Recomendable.

Yo pagué: 50€ | Precio medio: 40€

Fecha de la visita: JUNIO 2017