Edulis

MUY BUENA COCINA DE MERCADO EN EL BARRIO SALAMANCA

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

EDULIS es un restaurante de cocina de autor/mercado donde por 50€ aprox puedes cenar francamente bien.

Originariamente estaban en un local enano que lo llenaban prácticamente a diario; y es eso lo que les animó a dar el salto a primera división y abrir un restaurante como Dios manda en Velázquez 11, justo enfrente del Hotel Wellington-Gabana.

A la entrada del restaurante hay una barra donde puedes tomar la carta del restaurante pero en raciones pequeñas (lo que se viene a llamar, cocina en miniatura). Aquí no hace falta reserva por lo que es una buena opción para una cena improvisada, picar algo después del curro o simplemente tomarte una copa.

Yo las 4 veces que he ido el ambiente en esta zona suele ser gente pijilla de 40 años que sale del trabajo, y es que siempre he ido entre semana, salvo esta última vez que al ser justo épocas de cenas de Navidad estaba a reventar de todo tipo de gente.

Tras la barra está el restaurante propiamente dicho el cual a su vez se divide en 2 zonas. La sala principal, decorada en plan moderno, y una sala pequeña que se conoce como la zona ajardinada debido a que la pared es como si fuera césped. Esta zona, al ser muy pequeña, suele estar destinada a las parejitas. Quizás yo prefiera la zona principal, incluso yendo en pareja…demasiada luz para mi gusto en la zona “ajardinada”.

Respecto a la carta, casi todos los platos se sirven en medias raciones, lo cual ya sabéis que debía ser obligatorio por ley.

Aparte hay 2 menús degustación, uno a 40€ que consiste en tres entrantes más carne o pescado, y otro a 47 € que es igual pero con carne y pescado.

Se supone que los platos que componen estos menús los elige el chef cada día pero nosotros pedimos hacernos un menú de 47€ a medida y nos dijeron que ok.

Nuestro menú, a base de medias raciones, consistió en:

Huevos escalfados con boletus Edulis, trufa y espuma de patata. Un plato clásico de la casa que sí o sí hay que pedir. Buenísima la mezcla de todos esos ingredientes. Como pero decir que quizás venga con demasiado puré de patata lo que empacha un poco.

Pulpo frito con patatas revolconas. Otro plato que hay que pedir aunque al venir también con puré de patata, si lo sumas al puré de patata del otro plato, te acabas metiendo una ración severa de puré.

Arroz socarrat de marisco y hongos. Lo más flojo de la cena.

Lubina. Este plato fue el que elegimos como pescado y fue un acierto pues su sabor era excepcional. La pena fue que vino muy crudo por dentro. Pese a eso, imaginad lo buena que estaba la pieza que los cuatro que éramos decidimos comérnosla así. Llegan a cogerle bien el punto y habría sido de quitarse el sombrero.

Costillas wagyu. Esta fue la carne elegida y fue otro acierto absoluto. Debido a que el chef estuvo trabajando en Kabuki, ha imitado las famosas costillas de Kabuki a las que no tiene nada que envidiar.

Un amigo en vez de esto tomó el steak tartar y estaba muy correcto.

De postre, ya no elegido por nosotros, brownie de chocolate blanco con helado de cerveza. El brownie realmente era un bizcocho que a mí se me hizo algo seco y es que el helado de cerveza no me convenció.

Entre 4, con varias manzanillas de apetitivo, dos botellas de vino a 26€ cada una (Mataromera y Marqués de Valdueza), y cobrándonos el menú a 40€ en vez de a 47€ por el “fallo” de la lubina, salimos a 60€ por persona.

La verdad es que para cualquier mortal todo esto sería demasiada comida pero no para nosotros. Por tanto, viendo mis otras experiencias en EDULIS, lo normal es pagar 40-50€, incluso menos si vas con oferta del Kviar. Puede ser algo carete pero amigos, también hay que pagar estar en Velázquez cenando….

Un sitio para repetir.

Yo pagué: 60 euros€ | Precio medio:

Fecha de la visita: