DIVERXO

EL MAYOR ESPECTÁCULO GASTRONÓMICO

Calle Padre Damián, 73. Hotel NH Eurobuilding www.diverxo.com
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Hay dos restaurantes que han marcado mi vida gastronómica: El Celler de Can Roca y Diverxo, y, por eso, creo que nadie debería morir sin haberlos visitado.

Un poco de la historia de DiverXo

Mi primera visita a DiverXo fue en 2007, justo cuando Dabiz se instaló en Madrid y abrió un antro en Tetuán. Aquella primera vez me impactó. En un local cutre y enano, donde se podía fumar, con una cocina minúscula y con solo dos personas sirviendo: Javi (el sumiller y jefe de sala) y Ángela (ex-pareja de Dabiz antes de Pedroche), recuerdo que probé platos que me marcaron como la Spanish tortilla, la espuma de mejillones o la gamba al revés. Tened en cuenta que hace 7 años en Madrid apenas había restaurantes con cocina fusión (el difunto NoDo y Viridiana eran los mejores). 4 visitas cayeron.

Como era de esperar, el éxito fue brutal lo que les llevó en 2009 a trasladarse a un local mejor en la calle Pensamiento, donde ese año obtuvieron una estrella y dos en 2011. Aquí cayeron 7 visitas con un disfrute máximo. Pero lo mejor estaba por llegar.

En 2013 DiverXo obtiene la tercera estrella michelín, un hecho que salió en todos los telediarios por ser además el restaurante que hizo a Madrid recuperar las tres estrellas, algo que no ocurría desde 1987 con Zalacaín (hoy sin estrellas).

Desde ese momento, unido a su relación con Cristina Pedroche, dudo que haya alguien en España que no haya visto en la tele o en una revista a Dabiz. Acojonante la repercusión mediática, con programa propio en Cuatro.

Tanta repercusión era obvio que tuviera su recompensa: en 2014 la cadena hotelera NH le ofrece montarle en el Eurobuilding el restaurante de sus sueños. Este hotel ha pasado de ser de lo más casposo de Madrid a albergar a DiverXo y a 99 sushi bar.

Por si esto fuera poco, en 2013 El Corte Inglés le ofrece montar un puesto al estilo comida callejera en el edificio de Callao: StreetXo. El éxito fue tal que en 2015 cerró para abrir un mega StreetXo en el centro de Serrano-Ayala cuyo éxito es absoluto, con llenos continuos. Y finalmente, en 2016, abrió StreetXo Londres.

 

El DiverXo del Eurobuilding

Varias son las cosas a tener en cuenta a la hora de decidir ir a DiverXo:

La más importante es su sistema de reservas. Hubo un tiempo en el que reservar mesa en DiverXo era más difícil que ligar una noche de fiesta en Burgos. Ahora es un poco más sencillo si bien hay que estar atento y pagar previamente.

Me explico.

Para ir a DiverXo hay que comprar previamente una entrada, igual que si fueras a un concierto.

Las entradas salen a la venta dos o tres veces al año, y siempre se refieren a reservas para 6-7 meses vista. La gente dice: joder es que no sé que voy a estar haciendo el 7 de febrero de 2018, dentro de 8 meses. Pues macho, ya lo sabes, ir a comer a DiverXo. No es tan difícil de entender.

Se compra a través de su web: http://diverxo.com/reservas/ e implica un pago de 60 Euros por comensal que luego se te descontará de la cuenta. ¿Qué pasa si compras la entrada y luego no puedes ir? Pues si avisas con 48 horas de antelación, puedes cambiar la fecha de la entrada para otro día. El dinero nunca se devuelve. Al final, comprar una entrada para DiverXo a 5 meses vista es igual que comprar una entrada para ver a los Rolling. Si en último momento no puedes ir, o revendes o te jodes.

La segunda cosa que más os interesará son los precios. En DiverXo no hay carta, solo dos menús cuyo precio ha ido subiendo con los años: actualmente, el corto está a 195€ y el Glotón a 250€, siendo este uno de los precios más altos para un Menú Degustación en España, si bien aún no llega a los precios de París o NY donde un menú así costaría 300-350€.

Salvo alergias muy concretas, DiverXo no va a adaptarse a ti, así que si eres rarito y no sales del filete empanado y la tortilla, eres vegano o no comes pescado, no vayas.

De los dos menús, hay que ir a por el Glotón. Este menú es largo y contundente por lo que si no tienes aguante, vete a por el corto, aunque eso sea como ir a ver un Madrid-Barça e irte a casa en el descanso.

Y otras dos cosas a tener en cuenta: recomiendo que si vas a por el Menú Glotón sea un mediodía, ya que por la noche puedes pasarlo mal con la digestión; y la mejor forma de disfrutar el Glotón es siendo 4 para así probar muchos vinos.

En mis 18 visitas a DiverXo, nunca hemos sido menos de 4.

El nuevo local de DiverXo le pega todo a la experiencia que ahí se vive. Si por tener tres estrellas alguien se espera un local serio y clásico, se equivoca. No he estado en ningún 2 o 3 estrellas que sea tan informal como DiverXo sin dejar de ofrecer un servicio perfecto.

Nada más entrar, te encontrarás cada mesa oculta por largas cortinas rojas, y cuando se abren descubres una sala grande, con mesas amplias y muy separadas, todo decorado en tonos blancos con adornos en colores vivos como cerdos voladores en las paredes o figuras de helados que sirven como cubiteras. Digno de ver.

 

Pasemos a la comida.

Mucha gente me pregunta qué se come en DiverXo y yo les contesto que es indescriptible. Hay que ir y verlo. Por eso no os voy a aburrir contando uno por uno cada plato, ved las fotos.

El menú se divide en platos llamados lienzos cuyos títulos poco o nada aclaran de lo que se come. Un ejemplo: Laksa cremoso de guisantes lágrima y codorniz de Bresse en su escabeche de bergamota, lima keffir y coco joven. Pata de codorniz asada como un pato pekinés, yoghourt de rosas y holsin.

Cada lienzo se compone de 4, 5 o 6 bocados y se van sirviendo poco a poco. en originales platos. Y todos ellos te harán mojar los pantalones. Sabores únicos. Mezclas de dulces, agrios, salados, amargos. Locura. En resumen, un puro espectáculo de despliegue de camareros rematando cada lienzo en tu presencia.

Mis tres últimas visitas han sido legendarias, con casi 6 horas de comida.

Respecto a los vinos, poneos en manos de Javi, el sumiller, o quien le sustituya ese día. Mi recomendación es que fijéis el precio máximo por barba (80-100€) que estáis dispuesto a pagar en bebida, y así se lo digáis, ellos se adaptarán a la perfección.

Al final, yendo fuerte, sales a 350€. Yendo flojo, 250€ no te los quita nadie.

Una experiencia única.

Yo pagué: 340€ | Precio medio: 250€

Fecha de la visita: JUNIO 2017