CENADOR DE AMÓS

LO MEJOR DE CANTABRIA

Plaza del Sol. Villaverde de Pontones. Tlf: 942508243 Web: http://www.cenadordeamos.com/inicio
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Llevaba tiempo sin visitarlo y tras mi última cena se aúpa al puesto nº 1, junto a La Solana (9 Lunas), como el mejor restaurante de Cantabria.

De hecho, tras cenar aquí fui a comer a otro estrellado que hasta ese momento me gustaba más, Annua (7,5 Lunas), y las Lunas han cambiado totalmente, siendo ahora 1,5 Lunas superior El Cenador.

Los otros estrellas, Serbal y Nuevo Molino, no los he visitado desde 2013 por lo que se quedan con las Lunas de ese año, 8 y 7 Lunas respectivamente.

La principal putada del Cenador es que se encuentra a 25 kms de Santander por lo que sí o sí debes ir en coche así que o tienes a una aburrida esposa/novia que no bebe, o estás jodido.

En esta visita me acompañó mi mejor amiga, que es de esas aburridas que no beben, así que perfecto.

El restaurante ocupa una preciosa casona en el pueblo de Villaverde de Pontones. El recinto es bastante grande ya que que dan bodas.

Mi cena fue un 31 de julio, justo para inaugurar las vacaciones, y fue maravilloso salir del asqueroso calor de Madrid y llegar de noche a ese bonito pueblo y que encima hiciera frío. Normal que en enero y febrero cierren el restaurante porque con frío de cojones aquello debe ser un pueblo fantasma.

El restaurante por dentro es bonito, con arcos y paredes de piedra típicos de casona rural.

Hay mucho espacio entre las mesas por lo que si no está lleno, como me ocurrió, puede dar un poco sensación de desangelado.

Servicio joven, muy atento y amable. Único fallo es que el vino te lo ponen a tomar por culo y tienes que estar llamándoles cada 2×3. Por eso preferí que me pusieran la cubitera al lado para servirme yo.

Hay 3 menús, corto (Memoria a 45€), mediano (Esencia a 63€) y largo (Experiencia a 94€).

Obviamente optamos por el Experiencia:

Tortilla de patata de Amós. Es un simple bocado pero que está bestial. Cuando vuelva les diré que me pongan 2.

Nigiri de anchoa. Cojonudísimo. Digno de Kabuki.

Bonito de costera marinado y Tartar de carabinero y mango. Riquísimos.

Todo esto son los aperitivos, en bocados o raciones pequeñas.

Tronco de cigala y ajo-arriero. Brutal.

Tosta rota de magano. Muy bueno.

Cocido con tosta de tocino. Rico

Escalope de molleja lechal. Cojonudo.

Pichón, quinoa y albóndigas. Muy bueno.

Como mi amiga no toma carne, le pusieron un delicioso ravioli de cigalas y una merluza en salsa verde que si bien estaba buena, era un plato simple y aburrido que quedaba lejos del sabor de los demás platos del menú.

Para beber, una copa de Apóstoles (10€) y un champú Clouet Un Jour 1911 (72€).

Tras la cena os recomiendo salir a su patio a tomar los ptit fours y echar un piti. A esas horas, y aun siendo 31 julio, hacía un frío de cojones así que nos tuvieron que dar mantas.

Precio final 280€ de los que yo pagué 180€ por mi parte de alcohol.

Me ha encantado. Cena para el recuerdo influido también por eso de ser mi primer día de vacaciones.

Merecidísima estrella y digno candidato a la segunda.

Comparo esta deliciosa cena con la de Benu, un tres estrellas de San Francisco que me costó 415 putos Euros –la cena más cara de mi vida- y que se lleva 3 Lunas, y me cago en la puta michelín y en su absurdo criterio a la hora de dar estrellas en otros países a sitios que en España ni tendrían.

Menos mal que estoy yo para ayudaros a decidir, aunque para ello tenga que tirar el dinero en restaurantes como Benu.

Resultado: Cenador se lleva 9 Lunas pero solo tiene 1 estrella y Benu se lleva 3 Lunas pero el cabrón tiene 3 estrellas.

Un sitio para visitar cada año.

Yo pagué: 180€ | Precio medio: 120€

Fecha de la visita: Julio 2015