BOSCO DE LOBOS

NUEVO SITIO DE MODA CON MUCHA DECORACIÓN Y POCA COCINA

‎‎
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 

ATENCIÓN: CRÍTICA ANTIGUA DE 2014

BOSCO DE LOBOS es un nuevo restaurante de moda que ha abierto en el Colegio de Arquitectos de Madrid y que viene a sumarse a la larga lista de sitios donde ver y dejarse ver a cambio de sacrificar calidad de comida. Véase: Dray Martina, Patio Fisgón, Marieta, Ana la Santa (del mismo grupo -que no es Tragaluz aunque la gente piense que sí-), Saporem…

La crítica de cualquiera de esos sitio podría transcribirse literalmente a Bosco de Lobos y es que todos ellos están hechos con el mismo patrón: decoración chula, mucho ambiente pijo, principalmente femenino, comida regulera y precios moderados.

A nadie en su sano juicio se le ocurriría ir a Bosco de Lobos por su comida. Aquí se viene porque para estar a la moda hay que venir a cenar, sobre todo a su terraza ahora en verano.

No tengo nada en contra de estos sitios -no todo en esta vida va a ser ir a restaurantes de nivelón- y de hecho me gustan para cenas de amigos o si hay que llevar a un ligue al que la comida le importe una mierda y solo quiera sentirse cool. Sobra decir que una tía así jamás será mi novia (recordad que mi novia debe saber comer y beber vino, fundamental).

Como decía, el fuerte de este sitio es su terraza, de la cual seguro habréis oído hablar en revistas de moda y típicos reportajes sobre “las mejores terrazas de Madrid”.

Mirad que os cuente un secreto.

Terrazas chulas de restaurantes donde se coma francamente bien hay pocas en Madrid pero tenemos Sacha, Lakasa, Bomba Bistro, Rubayat, Bund, por ejemplo.

En cambio terrazas chulas de restaurantes reguleros hay mil: Marieta, Saporem, Patio Fisgón, Pipa&Co, Tartan Roof, Gaudeamus, Cien Llaves, Tita Rivera, Iroco, Ana la Santa.

Aparte de la terraza, hay una sala muy chula decorada a modo de librería y una sala principal, con la cocina y barra en medio y mesas alrededor.

Lo dicho, fuerte inversión en decoración y poca en calidad de comida.

La cocina que ofrece Bosco es italiana principalmente. Todo de calidad media baja. Un punto a favor es que, según parece, la cocina no cierra por lo que puedes comer a cualquier hora.

Entre 4 probamos:

Antipasto (12 €). Es un entrante que lleva mortadela, prosciutto, parma, tomate seco y aceitunas. Está muy bien para compartir. Recomendable.

Tartar de atún (16 €). Al atún se le añaden cítricos, aceitunas negras y helado de wasabi. Al final sabe poco a atún. Correcto.

Mejillones Bouchot al vapor (11 €). Bouchot es un tipo de mejillón francés que se caracteriza por ser pequeño pero de buen sabor. Ya sabéis que cualquier restaurante de moda tiene que dar la nota y fliparse con el nombre de algún plato y aquí tenemos un ejemplo. En vez de decir mejillón gallego, queda más cool decir Bouchot. Tócate los huevos. ¿El resultado de este plato? Pues un mejillón enanísimo, algo insípido y complicado de comer servido en una cazuela con salsa a la que le falta potencia. Te pringarás las manos. Prescindible.

Como pasta nos recomendaron los linguini con bogavante (40 € dos personas). Nos lo vendieron tan bien que nos convencieron. Eso sí, les pedimos que por favor nos trajeran el bogavante con la carne sacada. Ni puto caso. Aparecieron dos pinzas y el mini cuerpo del bogavante llenos de salsa que resultaban imposibles de partir sin acabar salpicando al de al lado. De sabor muy regulero tanto la pasta como el bogavante.

Carpaccio de ternera (14 €). Sin más, igual que la ensalada de burrata (14 €).

De postre, correcta la cheesecake (6 €) y la mousse de cholate (5 €).

Con albariño Barrantes (19 €), un Gvine a 14 pavetes y un seagrams a 8, entre cuatro salió 180 €, o sea, 45 € por barba. Podemos decir que el precio medio aquí ronda los 30 €.

En fin, que lo dicho, es un buen sitio para cena de amigas en una terraza chula y ambientada si tienes más que asumido que la comida será muy sin más.

No le suspendo precisamente por eso que si no iba al hoyo directo.

Yo pagué: 45€ | Precio medio: 40€

Fecha de la visita: 2014