BODEGA DEL RIOJANO

DE LO MEJOR DE SANTANDER

Calle Río de la Pila, 5. Telf: 942216750 Web: http://www.bodegadelriojano.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Ha sido mi mejor cena de este verano en Santander, una maravillosa sorpresa que me hace olvidar un poco que, de 8 días que he pasado por mi tierra, la mitad ha llovido.

El Riojano es un clasicazo que lleva años dando bien de comer a los santanderinos.

La línea tradicional que mantenían se ha animado con la llegada de Alex Ortiz, el cocinero de este restaurante, que le ha aportado un toque personal, en línea con la cocina moderna actual, pero siempre respetando el sabor y el producto, y sin caer en artificios y demás tonterías, cosa que se agradece.

Ocurre un poco como en La Bien Aparecida, donde el gran José Manuel de Dios empezó con una línea clásica y, poco a poco, fue incorporando platos más personales, con un menú degustación que, ahora, aparece ya en carta pero antes solo era previo encargo.

Siguiendo esa estrategia, El Riojano cuenta con una carta bastante tradicional, sin aparecer aun la opción de un menú especial. Por eso, mi recomendación para disfrutar al máximo es que, al reservar por teléfono, les indiquéis que os gustaría tomar su menú degustación.

El precio del menú rondará los 60€ sin vino, pudiendo ser algo más o algo menos en función del producto que haya ese día.

Por eso, si vais a por el menú degustación, debéis ir con una mente y un bolsillo más abierto que si fuerais a carta. Si eres de los que piensan que le gusta de todo pero luego le ponen un salmonete, una cococha, un tartar de sardina, o unas mollejas y no se las quiere comer, asume tus limitaciones y déjate de experimentos. Igual que si no querías gastar más de 60€ en total pero luego, habiendo dicho que sí a las sugerencias de maganos, gamba y otros productos, que claramente elevan la cuenta final, te enfadas.

En cualquier caso, no solo del menú degustación vive El Riojano, por lo que la opción de ir a carta es también una muy buena.  En este caso, os recomiendo sus Croquetas de bonito y huevo (8€), Ensaladilla rusa (10€), Pastel de cabracho (9,50€), Callos (11€), Pimiento relleno de carne (13,75€) y Steak Tartar.

En cambio, si optáis por el Menú Degustación, podéis disfrutar de una brutal Ventresca de bonito a la que os recomiendo le digáis que os sirvan sola, sin salsas, un delicioso Pollo pedrés guisado, unos magníficos Bocartes, Vieira flambeada, unos maravillosos Maganos sobre un guiso de patatas y cebolla, Tartar de sardina, una delicada Merluza con velouté de calabacín y cococha, y un riquísimo Salmonete.

De postre, estés en menú o no, debes pedir su Flan. Una locura, al nivel casi del de La Primera, en Madrid.

Respecto a la carta de vinos, es bastante corta y muy poco interesante. Necesita un lavado de cara urgente para que vaya acorde con la rica comida que sirven.

En cuanto al local, el sitio es muy bonito, invitando a venir un día lluvioso o de frío. Paredes de piedra, vigas de madera y grandes barriles de vino con bonitos dibujos, crean un ambiente muy acogedor.

Y el público es gente local de toda la vida con algún toque joven.

La relación precio-placer de este restaurante se asemeja bastante a la de todos los del grupo de Paco Quirós (Cañadío, Maruca, Primera, Bien Aparecida), es decir, excelente y sin engaños.

Al final, con dos de champú Mumm (35€) y un Ribera Arzuaga (26€), salimos a 80€ por barba. Insuperable para lo bien comido.

9 Lunas totalmente merecidas, sin descartar que pueda llegar a alcanzar 9.5 Lunas.

 

Yo pagué: 80€ | Precio medio: 60€

Fecha de la visita: AGOSTO 2017