ARZÁBAL REINA SOFÍA

¿TERRAZA COOL O CULO?

Museo Reina Sofía Telf: 915286828 Web: http://arzabal.com/
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Con la llegada de las altas temperaturas, son numerosos los artículos, en diferentes medios, que nos hacen rankings de terrazas. En todos estos rankings se pueden encontrar las mismas características: no hay un análisis en detalle la comida, ni los precios, sino que simplemente se limitan a decir que es una de las mejores terrazas de la temporada. De hecho, en el caso que nos ocupa, casi todos los artículos podrían parecer anuncios publicitarios hechos por el propio Arzábal.

http://www.expansion.com/directivos/estilo-vida/rincones-gastronomicos/2015/10/07/5614d20d268e3e542f8b4653.html

http://www.vanitatis.elconfidencial.com/gastronomia/2016-03-08/el-arte-de-arzabal-en-el-reina-sofia_1164776/

Afortunadamente, existe mi web para contaros aquellos aspectos de los restaurantes que realmente interesan y que, desgraciadamente, otras webs callan.

¿Qué sentido tiene hablar de los platos de un restaurante sin decir si están buenos o malos?, ¿qué sentido tiene no hacer mención alguna a los precios? Eso sí, en esos artículos se les dedica todo el protagonismo a los dueños o a quién haya decorado el local, como si eso fuera realmente lo que interesa a nosotros, los clientes.

Esta terraza se ubica en el Museo Reina Sofía y detrás de la gestión del restaurante, se encuentra Arzábal.

Os preguntaréis, ¿quién es Arzábal? Arzábal es una taberna que abrió en 2009 en la calle Doctor Castelo con el Retiro.

Su apertura fue muy sonada ya que intentaron dar una vuelta al concepto de taberna tradicional y tapeo, que existía por toda esa zona del Retiro, ofreciendo un concepto más informal, joven y divertido.

Llegó a ser incluso considerada en 2011 la mejor barra de Madrid según el crítico del ABC, Carlos Maricona, algo que quizás les perjudicó ya que a partir de ese momento se les iba a mirar con lupa y el nivel de exigencia iba a ser mayor.

Por aquellos años cayeron varias visitas y la verdad que siempre me pareció un sitio sobrevalorado, precisamente como consecuencia de lo comentado anteriormente. Se comía bien pero no como para darle tanto bombo. Algo que opinaba mucha gente.

En 2015 tuve mi última visita y todo lo que probé (huevos con patata y trufa, ensaladilla, croquetas) me pareció de calidad muy normal.

Para contrarrestar lo anterior y seguir consiguiendo clientes y que se hable de ellos, en Arzábal suelen montar saraos con el típico violinista subido a la mesa mientras la gente tapea. Hay que reconocer que los chicos de Arzábal saben dar la nota y vender humo como nadie.

Luego abrieron Kirikata, un japonés carete y de buena calidad en un local bastante chulo, sobre todo en su planta baja a modo de club privado –un concepto patético pero que está de moda- donde puedes tomar sushi en un sofá chester –no podía faltar- pero que acaba resultando muy incómodo.

Si eso no fuera poco, Arzábal siempre tiene un food truck en MadrEat, un mercado de puestos de comida que se hacía en la Plaza Picasso. Para dar la nota, otra vez, ponen musicón, se suben al techo y empiezan a tirar champagne al público consiguiendo así que todo el mundo se fije en ellos. Más venta de humo trendy pero que anima el cotarro como nadie.

Y ahora han abierto Arzábal en la que es una de las mejores terrazas de Madrid, en el Museo Reina Sofía.

La terraza es muy chula. Es amplia y está llena de plantas y bombillas entre los árboles estilo bucólico (para mí, verbena de pueblo) que tanto se lleva.

Hay opción de mesas altas y opción de mesas normales con unas sillas que resultan realmente incómodas.

Tiene una zona medio cubierta que se llama el Invernadero y que es mucho más cómoda pero donde no se puede fumar.

Esta terraza ha salido en tantas revistas que es recomendable reservar con una semana de antelación.

Ambiente variopinto con predominio de gente jovenAl servir también como terraza de copeo suele estar muy animado, sobre todo los fines de semana donde además, otra vez, suelen animar el cotarro con un DJ o fiestas del champagne.

Mi conclusión final sobre esta terraza sería: si lo que buscas es hacerte una foto/video rodeado de gin&tonics con tu grupo de amigos más mono y cool para conseguir #likes #followers, #VisitaArzabal. Si por lo contrario, buscas tomar algo rico en una terraza agradable, #VisitaDimeunrestaurante.com y te daré sugerencias como Sacha o Bomba Bistrot aunque estos sean conceptos muchas más serios que lo que parece que busca Arzabal.

Por tanto, la respuesta al título de mi crítica sería: Cool para terraza de copas y Culo para cenar.

Pasando a la comida, utilizan la misma fórmula que el Arzábal original, es decir, comida sencilla y tradicional.

Existe la posibilidad de la media razón para varios de sus platos en carta.

Tienen también la opción de tomar latas, algo que yo nunca hago ya que para eso me abro la lata de mejillones en mi casa.

Cristina y yo probamos:

Media de Croquetas de ibérico y de boletus (6,50€ / 4 croquetas). Sin más, parecían congeladas. Si en un sitio hacen buenas croquetas casi siempre es sinónimo de que ahí cocinan bien. Las de aquí no son cremosas, algo fundamental en una croqueta digna.

Media de Patatas a la importancia con cigalitas (12€). Flojo. La salsa estaba espesada muy vulgarmente y resultaba pesada, aparte de bastante insulsa. Las cigalas al menos tenían sabor.

Media de Raya a la mantequilla negra (15€). Muy flojo. Queda a años luz de, por ejemplo, la Raya de La Buena Vida.

Media de Pichón (16€). Muy flojo. Justo hace una semana había tomado el pichón de Lakasa (9 Lunas) y joder, no hay color.

Aunque Lakasa y La Buena Vida sean conceptos diferentes a Arzábal y hay quien podría decir que no deben compararse, les respondo diciendo que el precio del pichón o la raya es el mismo en esos restaurantes que en Arzábal, por lo que sí, se deben comparar.

De postre nos recomendaron la Tarta casera de Oreo (5€) que resultaba seca e insípida. Casi está mejor la de plástico del Starbucks.

Terminamos la comida con unos Gintonics (10€) que, visto lo anterior, es para lo mejor que sirve esta terraza. Eso sí, cuidado que es posible que te traigan la copa llena de granitos de pimienta que se te quedarán por la boca a cada trago que des.

Con un Rioja Contino (35€) y 3 gintonics, pagamos 132€, es decir 66€ por barba.

No se le puede considerar un sitio caro ya que con un vino normalucho y sin copas puedes comer por menos de 30€ pero como ya he dicho, la comida no vale tanto, por ello, lo mejor es que vayas a esta terraza directamente a tomar copas y si eso, picotear algo para acompañar la bebida y no marearte.

Como restaurante con terraza le doy 5 Lunas. Como terraza para copear le doy 9 Lunas. Elegid vosotros.

 

Yo pagué: 62€ | Precio medio: 30€

Fecha de la visita: JUNIO 2016

http://arzabal.com/