ANEMA E CORE

UNA MALA EXPERIENCIA

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

ANEMA E CORE

Es este un italiano nuevo que está bastante de moda. Yo lo conocí por la revista GQ que con dos cojonazos publica una lista de los 50 mejores restaurantes de España y entre ellos incluye este o Luzzi Bombón. Hay que tener los cojones bien puestos para afirmar semejante gilipollez. Claro que supongo que estos spaguettis habrán pagado bastante por aparecer en este listado.

El sitio está en una callejuela por arenal, que no es precisamente la calle más agradable para ir por la noche (borrachos, vagabundos, guiris etílicos…).

El trato es muy amable, con ese encanto especial que tienen los italianos. Hay quien comentaba que era el único italiano al q había ido donde todos los camareros son italianos y es lo que pasa si solo has ido al Ginos.

Hay gran variedad de pizzas y pasta.

Yo desgraciadamente iba con una amiga que no come carne así q de primero nos decantamos por una pizza simplona a base de anchoas y tomate. Para ser una pizza simple estaba bastante buena por lo que me imagino que las más elaboradas estarán deliciosas.

De segundo probé el rissoto de hongos y trufa que no me gustó nada, lo encontré super insípido, era como tomar Rissoto de Nada.

Yo me dejé aconsejar por el camarero que me recomendó una pasta rellena de atún. Pues os cuento lo q me pasó y por lo que no me gustó mi experiencia. Tras mucho esperar (ya ha bían servido al resto de la mesa) me traen mi plato el cual no tenía atún por ningún lado. Se lo comento al camarero que me trajo el plato y se lo llevó, volviendo a los 10 minutos con el mismo plato pero con trozos de atún por encima. ¿Se creen que soy tonto y q me pueden engañar como si tuviera 8 años? Pasé de protestar porque ya era tarde, el resto de la mesa había acabado de cenar y yo moría de hambre. No estaba malo mi plato en el fondo, pero no es lo que yo pedí.

Los postres, como el tiramesú, sin más.

El vino blanco italianini de la casa, una mierda.

Todo costó como 35 euros.

No voy a encasillar el restaurante por mi mala experiencia porque en el fondo pinta maneras el sitio y de hecho quiero volver, pero esto no se hace.

El ambiente del sitio es tranquilo, con alguna mesa muy pegada. De hecho, a nuestro lado (20 cms) había una pareja de enamorados a las que les jodimos la cena con nuestra conversación y el palo que a ellos les daba decirse lo mucho q se querían y cuánto iban a hacer el amor teniéndonos tan cerca.

Yo pagué: 35€ | Precio medio: 25€

Fecha de la visita: 2011