AMAZÓNICO

EL REY DE LA SELVA

Calle Jorge Juan, 20. Telf: 915154332
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

De los creados del inmortal Ten con Ten y de Quintín, llega Amazónico que, acaba de abrir, y ya es el absoluto Rey de los sitios de moda.

 

Si se dice que en A’BARRA (8.5 Lunas), por ahora la mejor apertura gastronómica del 2016 en Madrid, se han gastado 7M en reformar el local, la inversión aquí debe ser, como mínimo, igual.

 

Está situado en Jorge Juan 20, al lado de sus hermanos Quintín y Paraguas. Son los amos de la calle.

 

Haciendo honor a su nombre, la decoración intenta imitar a la selva amazónica y, así, de todo el techo del local cuelgan plantas exóticas pero de plástico.

 

A eso se unen paredes de ladrillo, maderas y hojalatas, haciendo uno de los sitios más espectaculares de Madrid.

 

Nada más entrar, te recibe un portero de color morenito, para meterte en el ambiente.

 

Luego te llevará a la mesa un pibón, requisito imprescindible en cualquier sitio de moda del mundo. No es lo mismo que te reciba Carmena a que lo haga Adriana Lima.

 

En la zona de la entrada hay varias mesas altas que pueden resultar un poco agobiantes, ya que ahí te mezclas con la gente que está copeando en la barra.

 

Pasando al fondo tienes la impresionante cocina, acristalada, para que el público pueda ver lo que han montado ahí. Como la comida se basa en carnes y pescados a la brasa, verás los pescados al espeto, los tandoori, los hornos, las carnes girando en el fuego, los chuletones haciéndose a la brasa y las piñas asándose. Todo un espectáculo.

 

En esta zona de la cocina hay varias mesas altas, que es donde cenamos, y que es la zona que más me gusta ya que puedes observar toda la preparación de las carnes. Además, si vas con un ligue y no tienes conversación, siempre te puedes entretener viendo las carnes hacerse.

 

Y ya en dos salones aparte tienes las mesas normales, algunas con sofás.

 

Luego hay otra zona que es la barra de sushi, que tengo pendiente probar.
Varias mesas las trabajan por turnos, os aviso.

 

Para reservar ya estamos hablando de semanas, y eso que es verano, por lo que a partir de septiembre nos iremos a más de un mes.

 

El ambiente es sobre todo de 40 años para arriba, principalmente en lo que a hombres se refiere. Abundan los pibones –es curioso que estas tías solo vayan a sitios así-, los horteras con dinero, extranjeros, algún pijo, futbolistas y famoseo variado. Como ya ocurre en el Ten con Ten, te encontrarás también escorts (mujeres de compañía, por si eres de Soria). Solo Quintín se mantiene en un ambiente más normal.

 

El ambiente puede gustar u horripilar pero lo que no se puede negar es que es de lo más ambientado de la capital. Para ir con padres, mejor ir al mediodía que el ambiente será más normal.

 

Como el ticket medio aquí se mueve en mínimo 50€, no compite para nada con el Grupo LarrumbaHabanera, Marieta, Perrachica-, ya que en ellos el ticket medio son 30€ y por tanto el ambiente es mucho más joven y pijillo. Claro que en Amazónica se come mucho mejor, justificándose perfectamente esa diferencia de precio.

 

De todas formas, algo que hacen muy bien los dueños de todo este sarao, es no poner precios desorbitados ni dar mierda de comer, y mira que se podrían aprovechar.

 

Como coto de caza, sin duda que gana Habanera ya que en Amazónico está casi todo el pescado vendido y, lo poco que queda, te cobra con American Express.

 

Como ya he comentado, la breve carta se basa sobre todo en carnes de Brasil, Argentina, Chile, Japón, Criollas y nacionales. También hay algún pescado, sobre todo al espeto.

 

De entrante, nos gustaron las Ancas de rana (22€). Que no te de asco, realmente es como comer mini muslitos de pollo.

 

Las Samosas al tandoori (15€) están bien, y correcto el Choricito al pebre chileno (15€).

 

De carnes, la Picaña (25€), que te cortan directamente en la mesa, está buena en los cortes exteriores más grasos pero resulta peor en los cortes centrales.

 

El pollo Picantón Caipira (18€) está bien.

 

Todo se acompaña de unas buenas patatas asadas y tomates.

 

En general, pude observar que casi todos los platos salían de la cocina previamente condimentados con sal de escamas.

 

De postre, rica la Piña asada (9€) y el Chocolate tipo coulant con helado de aguacate (11€).

 

Carta de vinos con precios no muy desorbitados, habiendo bastante oferta a menos de 30€.

 

Servicio atento pero algo rápido, sobre todo los entrantes que los sirven a la vez y no entran en la mesa. A nosotros no nos intentaron despachar para que se sentaran los siguientes, incluso salíamos a fumar, pero dependiendo del día y la mesa es posible que sí lo hagan.

 

Para puntuar un sitio como este, debo dividirlo en varios apartados.

 

Cocina: 7 Lunas, con una buena relación precio-placer para lo que se puede esperar de un sitio de moda.

 

Decoración: 10 Lunas ya que es de lo más chulo y diferente que hay en Madrid.

 

Ambiente: 9.5 Lunas, sin entrar a valorar si gusta más o menos este tipo de ambiente, la realidad es que está ambientadísimo.

 

Le voy a dar 9.5 Lunas porque dentro de su categoría –sitios de moda- es lo puto más actualmente.

 

Por cierto, próximamente abrirán en la planta de abajo un club de jazz y zona discoteca solo para socios, por lo que habrá tortas por entrar.

 

Yo pagué: 60€ | Precio medio: 50€

Fecha de la visita: AGOSTO 2016