¿Cómo puntúo?

Se puntuará en escala del uno al diez, reservando la máxima nota, exclusivamente, a aquellos restaurantes que uno no puede morir sin conocer.

Para realizar la evaluación de cada restaurante se tendrá en cuenta no solo su comida –que es, obviamente, lo más importante- sino también la categoría a la que pertenece. Por este motivo, una hamburguesería (NY Burguer) o un restaurante de moda (Marieta) pueden tener una puntuación tan alta como Aponiente, cuya cocina les da mil vueltas. Sin embargo, cumplen con nota los requisitos de su categoría.

El buen paladar se hace, no se nace con él. Por eso, para poder opinar y decir que un rodaballo, chuletón o sushi es espectacular, es necesario haber probado muchos previamente.

Sin embargo, soy consciente de que no todos tenemos el mismo gusto y no pretendo sentar cátedra. Si un plato me encanta pero a mis acompañantes no tanto, o si me parece un precio correcto y al resto caro, intentaré puntuar teniendo en cuenta estas opiniones y realizando una media ponderada.

Todas las puntuaciones están consensuadas. A diferencia de otros críticos, yo nunca voy a cenar solo y me importa mucho la opinión de mis acompañantes/colaboradores.

Los principales son Vitty, Gabriel López, Juan Ameyugo, Guillermo Dávila y Gabriela Viadero.